El independentismo pierde fuerza. Unas 600.000 personas han participado este miércoles en la manifestación de la Diada de Barcelona, según el recuento de la Guardia Urbana. La cifra de asistentes sigue siendo masivo, pero ha caído en 400.000 participantes respecto al año pasado, cuando la cifra facilitada por la policía local fue de un millón de personas. En plena división de las fuerzas independentistas, esta Diada también es el año con la asistencia más baja desde 2012, el primer año que la ANC organizó la marcha. Este 2019 tenía como lema Objetivo Independencia.

Tras dos días de lluvia en Barcelona, incluidas las primeras horas de la Diada con la ofrenda al monumento a Rafael Casanova, el sol ha acompañado a los manifestantes independentistas en la que ha sido octava manifestación impulsada por la ANC con la colaboración de  Òmnium Cultural. Muchos de los participantes llevaban banderas estelades y cientos iban ataviados con la camiseta azul turquesa que la ANC ha puesto este año a la venta.

SIN ADA COLAU

Dirigentes de todas las fuerzas independentistas catalanas, incluido el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se han sumado a la cita, pero no así los comunes de Ada Colau, que este año han preferido no asistir a la manifestación de la ANC y sí al acto en apoyo a los presos organizado por Òmnium Cultural este miércoles a mediodía. "No voy a ir a la manifestación porque no me siento representada por la convocatoria, pero respeto a quien quiera manifestarse", dijo hace unos días la alcaldesa de Barcelona. Entrevistado por TV3, Torra no ha aclarado si asistirá a su juicio por desobediencia los próximos días 25 y 26 de septiembre.

Una 'senyera' gigante, en la manifestación de la Diada / EFE
Una 'senyera' gigante, en la manifestación de la Diada / EFE

El epicentro de la movilización de este miércoles ha sido la plaza Espanya y algunas de sus calles adyacentes, entre ellas la avenida del Paral·lel, la avenida de Maria Cristina, las calles de la Creu Coberta y Tarragona y la Gran Via hasta el paseo de Gràcia. En la retransmisión de TV3, muchos de los tramos estaban repletos de gente, aunque, a diferencia de otras ocasiones, en algunas de las calles se veían muchos más puntos vacíoos. De todas las movilizaciones organizadas por la ANC la más multitudinaria fue la de 2014, con 1.800.000 personas, según la cifra de ese año de la Guardia Urbana.  

INICIO A LAS 17.14 HORAS

El acto central ha arrancado a las 17.14 horas desde el escenario instalado al final de la avenida Maria Cristina, junto a la montaña de Montjuïc. La avenida de Maria Cristina era una de las zonas con más gente. El acontecimiento, de 45 minutos, ha sido conducido por el actor David Bagés y ha contado con la participación de caras conocidas de la sociedad civil catalana como la cocinera y restauradora, Ada Parellada; la productora cinematográfica, Isona Passola; la actriz Carme Sansa, el músico Francesc Ribera Titot y el cantautor y el exdiputado, Lluís Llach.

En los distintos parlamentos, los participantes han reclamado la unidad estratégica del independentismo. "Solo desde la unidad podremos responder a la sentencia del Tribunal Supremo", ha dicho Bagés. Llach ha ido más allá y ha reclamado "construir desobedeciendo, si hace falta, la Catalunya que vendrá". A lo largo de la concentración, una gran estelada ha ido pasando de mano en mano entre las plazas de Espanya y Catalunya por la Gran Via.

Decenas de jóvenes bajo una bandera catalana / EFE
Decenas de jóvenes bajo una bandera catalana / EFE

A LA ESPERA DE LA SENTENCIA DEL SUPREMO

El último bloque de la concentración ha estado marcado por los parlamentos de los responsables de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), el presidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, y la propia presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. Según Mauri, "viene una sentencia dura, que busca humillarnos", ha dicho el presidente de Òmnium Cultural en referencia a la próxima sentencia del Tribunal Supremo, que ha juzgado a los líderes del proceso independentista. En opinión de Mauri, la "represión" del Estado español hace que Cataluña no tenga cabida "en el régimen del 78".    

Para la presidenta de la ANC, la manifestación de este miércoles ha sido para exigir la "unidad del independentismo, la que nos unió en unas semanas inolvidables el septiembre y octubre de 2017". Paluzie ha leído una carta de Jordi Sánchez, en prisión provisional, en la que hacía un llamamiento a los catalanes a "sentirse libres" y a vencer el miedo "para vencer al Estado". 

1.300 AUTOCARES

Antes del inicio de la manifestación, la ANC cifró los inscritos en unos 450.000, la misma que el año pasado. Sin embargo, el elevado número de espontáneos de otros años ha sido en esta ocasión mucho menor, en gran parte por la falta de unidad de las fuerzas independentistas que hace más que posible una nueva cita electoral en Cataluña los próximos meses. La ANC ha fletado 1.300 autocares para facilitar la asistencia de los participantes que se han desplazado hasta Barcelona desde distintos puntos de Cataluña.