El pasado 8 de mayo, el distrito de Les Corts aprobó dedicar una calle al guardia urbano asesinado por ETA, Juan Miguel Gervilla, La proposición del PSC, a partir de la iniciativa de los sindicatos SAPOL, CCOO y UGT, fue aprobada por todos los grupos municipales menos la CUP, que se abstuvo. La idea era que la actual calle del Institut del Frenopàtic llevara el nombre de Gervilla, pero siete meses después las gestiones no han avanzado y Gervilla sigue sin tener una calle en la ciudad, afirman fuentes de otro sindicato, en este caso CSIF. Este jueves, 20 de diciembre, se cumplen 18 años del asesinato.

Fuentes del PSC recuerdan que la iniciativa está aprobada, pero aseguran que el gobierno municipal lo está paralizando. De hecho, la propuesta parece que no ha llegado a la Ponencia del Nomenclátor, la comisión municipal que estudia los cambios de nombre de las calles y que preside el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello. Ante la falta de movimientos por parte de los comuns, CSIF ha vuelto a entrar un escrito a la alcaldesa Ada Colau para que dedique una calle al agente fallecido. "Consideramos oportuno en su aniversario volver a realizar esta petición. Nosotros entendemos que se debe restituir la memoria de una víctima del terrorismo que pertenecía al cuerpo de la Guàrdia Urbana de Barcelona y mantenía estrechos vínculos con el distrito de Les Corts, al que brindó su vida prestando servicio", dicen en la carta el secretario general de CSIF, Horacio López y el secretario de organización, Eugenio Zambrano.

ASESINADO EN LA DIAGONAL

Cuando murió, Gervilla tenía únicamente 38 años y estaba destinado en Les Corts. El policía falleció en el cruce de la Diagonal con la calle de Numància de dos disparos de los ocupantes de un coche averiado que había acudido a ayudar. El vehículo iba cargado con 13,5 kilos de explosivos, una cantidad suficiente para causar una barbarie. Tras matar al guardia urbano, los terroristas huyeron y dejaron abandonado el coche. Seguramente, la muerte de Gervilla evitó otros fallecimientos.

Nada más aprobarse la proposición, el pasado 8 de mayo, el presidente del grupo municipal del PSC, Jaume Collboni, lo dio a conocer a través de twitter: "Aprobada la proposición del PSC de Les Corts para cambiar el nombre de una de las calles del distrito por el de Juan Miguel Gervilla, agente de la Guàrdia Urbana, asesinado por ETA, el año 2000". Collboni también agradeció la colaboración de los sindicatos de la policía local CCOO, SAPOL y UGT.

El sindicato SAPOL, mayoritario en la Guàrdia Urbana, ha recordado este jueves a Gervilla en el aniversario de su fallecimiento. "Hace 18 años nuestro compañero, J. M. Gervilla, se aproximó para auxliar a dos personas que empujaban un vehículo averiado. No finalizó su turno, asesinado por ETA", escribe SAPOL en twitter. 

El secretario general de SAPOL, Manel Garcia, dice que la decisión aprobada por el distrito de Les Corts no es vinculante y opina que el cambio de nombre se está paralizando desde alcaldía. En opinión de Garcia, la alcaldesa lo podría activar con rápidez. "Se han cambiado muchos nombres de calles en la ciudad últimamente, pero parece que en este caso no hay demasiado interés porque Gervilla era policía".  

Coincidiendo con el aniversario del fallecimiento de Gervilla, el PP en el Ayuntamiento se ha sumado a la petición de una calle en para Gervilla. Alberto Fernández ha explicado que la comisaria de la Guàrdia Urbana de Les Corts tiene una placa de homenaje a Gervilla y al exministro Ernest Lluch, que también fue asesinado por ETA en el párking de su casa de Les Corts. "Poner el nombre de una callle a Gervilla sería un gran homenaje". Fernández ha recordado que se ha puesto el nombre de Lluch a unos jardines en les Corts y a una plaza en Sant Martí.