ARCHIVADO EN:

El centro de acogida ASSÍS de Barcelona --de ayuda a personas sin hogar-- atendió el año pasado a 1.687 personas, de las que un 13% eran mujeres, mientras que en 2017 fueron de un 9%. La ONG denuncia que las mujeres que viven en la calle son "invisibles y doblemente vulnerables". 

El director de ASSÍS, Jesús Ruiz, ha resaltado algunas de las causas más habituales del sinhogarismo femenino. Entre ellas, destaca la imposibilidad de acceder a una vivienda digna tras una ruptura de pareja, la violencia de género y un mercado laboral desigual. Todas juntas representan un 12% del millar de las personas que duermen en la calle en Barcelona y el 13% de los atendidos en el centro.

VIOLENCIA MACHISTA

Según el centro, actualmente 117 las mujeres pernoctan habitualmente en las calles de la capital catalana cada noche, donde "están sometidas a una doble vulnerabilidad: la de encontrarse en una situación de sin hogar y la de estar expuestas a la violencia física y emocional que sufren en la calle", según Ruiz. Una encuesta elaborada por la entidad en colaboración con las personas atendidas en el centro pone de manifiesto que esta es la situación vivida por el 66% de las mujeres atendidas.

Según los datos de ASSIS, el 52% de las mujeres sintecho han sufrido violencia física o agresiones en la edad adulta, el 32% de ellas han sido víctimas de agresiones sexuales, el 56,5% de violencia machista por parte de su pareja y el 48% ha intentado suicidarse.

PEOR QUE LOS HOMBRES

"Las mujeres que llegan a una situación de calle lo hacen en peores condiciones que los hombres. La causa principal de llegar a esta situación es la separación de su pareja, seguida de la violencia machista", según Ruiz.

De hecho, de las mujeres encuestadas por la entidad, un 33% explica que vive en la calle debido a una ruptura y, el 17%, que lo hace a causa de haber sido víctima de violencia de género.

CAMBIOS PROPUESTOS

La entidad reclama "una mejora y cambio urgentes en la realidad del mercado inmobiliario y laboral en Barcelona", porque los dos factores determinantes que causan el sinhogarismo son la imposibilidad de acceder a una vivienda por parte de las personas en situación de pobreza y la incapacidad de mantenerla. 

"Esta realidad, sumada a la falta de recursos que ofrezcan una atención especializada y desde una perspectiva de género, deja a las mujeres en una situación de mayor vulnerabilidad", ha resaltado Ruiz.

'DONES AMB LLAR'

Por estos motivos, ASSÍS ha impulsado el proyecto Dones amb Llar, que pretende ofrecer alojamiento y atención integral centrada en las mujeres en situación de calle. Su objetivo es incrementar las actuales 35 plazas de ASSÍS Llars, el programa de vivienda de la entidad, que ha proporcionado 10.921 noches de alojamiento a las 36 personas que han hecho uso del servicio.

ASSÍS Centre d'Acollida nació en 2001 en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona y atiende desde entonces a una media de 150 personas diarias, ofrece 44.236 desayunos al año, 8.578 duchas y 29.703 piezas de ropa desde su centro. 

Ruiz ha explicado que el objetivo que se han marcado para este año es trabajar más para las mujeres sin hogar para "sacarlas de la invisibilidad y empoderarlas contra la vulnerabilidad".