La Autoritat del Transport Metropolità (ATM) ha impuesto una penalización de 14 millones de euros a la empresa adjudicataria de la T-Mobilitat por los retrasos y daños acumulados, así como también la falta de inversión, para poner en marcha la nueva tarjeta de transporte en Cataluña Los gestores son SocMobilitat.

El grupo de empresas formado por CaixaBank, Fujitsu, Indra y Moventia deberá pagar a la ATM una indemnización por la paralización de los trabajos entre junio de 2017 y abril de 2018, ha avanzado este domingo La Vanguardia. Ambas partes, ATM y SocMobilitat, han estado negociando durante cerca de un año la cantidad a pagar.

La penalización acumula seis expedientes. El mayor de ellos es por 6,3 millones de euros de gastos relacionados con el mantenimiento del sistema magnético actual, recoge el periódico del Grupo Godó. Otro de los conceptos que se deben reembolsar es referente al fraude que se podía haber evitado de haber puesto en marcha a tiempo el nuevo sistema tarifario. Esta cantidad es de 2,2 millones de euros.

PAGO LAMINADO

El pago se efectuará de manera laminada, cuando ya se haya puesto en marcha la tarjeta, a través de "la fórmula de la tarifa técnica hasta 2033". La cantidad se concretará en una pequeña cantidad de cada validación que se haga con cada título de transporte. La indemnización podría llega a ser mayor si se mantiene la tendencia al alza del número de viajeros, hasta los 17 millones de euros, dice La Vanguardia.

La T-Mobilitat debería ser una realidad el 1 de enero de 2021. Antes, en abril de este año, el nuevo título de transporte ya podrá ser utilizado por algunos usuarios. La intención es que los primeros que puedan usar la nueva tarjeta sean las personas que utilizan abonos con viajes ilimitados de la primera corona metropolitana. Entre los usuarios que se pueden ver benefciados están los de la T-Usual y los de la T-Jove.

La entrada en funcionamiento de la T-Mobilitat significará una revolución. La previsión es que desaparezcan las coronas tarifarias y el precio se fije por el uso que haga la persona del transporte público.