Eloi Badia da marcha atrás. Después de varias quejas de vecinas en Sant Andreu, que protestaban por no poder depositar los productos de la menstruación en los buzones para pañales instalados por el Ayuntamiento, el concejal de Transició Ecològica i Emergència Climàtica ha anunciado que esto va a cambiar.

En una rueda de prensa este viernes, en la que ha anunciado que la segunda fase del Puerta a puerta en Sant Andreu se pospone sine die, Badia se ha referido también a la polémica sobre los productos de higiene íntima femenina. Y lo ha hecho para anunciar que las mujeres podrán usar los depósitos municipales. Cualquiera que lo necesite podrá hacer la solicitud y pedir tener acceso a estos buzones. "Las mujeres que no tengan suficiente con un día o para las que el camión de la basura no sea suficiente, podrán usar el buzón", ha expresado.

CRÍTICAS DE ERC

La polémica suscitó una oleada de indignación, también entre la oposición en el Ayuntamiento. Desde el grupo municipal de ERC pidieron explicaciones al gobierno por la prohibición y la respuesta fue que se había "priorizado la recogida de pañales por cuestiones de volumen y capacidad". Para los republicanos, una "grave discriminación" para la que trasladaron una pregunta "urgente" a la regidora del distrito Lucía Martín.

POSPUESTA LA SEGUNDA FASE DEL 'PUERTA A PUERTA'

Tras las críticas vecinales de los últimos meses y los problemas para la implantación del Puerta a puerta en Sant Andreu, Badia ha confirmado este viernes que la segunda fase, que debía comenzar el 18 de octubre, queda pospuesta.

A pesar del fiasco del Ayuntamiento y el cambio de planes anunciado este viernes, que enmienda el proyecto del gobierno Colau-Collboni sobre el Puerta a puerta, Badia ha rechazado hacer autocrítica. "Es difícil decir si hemos fallado o no", ha asegurado antes de afirmar que "los indicadores en Sant Andreu son positivos".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.