La brigada antidisturbios de los Mossos d'Esquadra se desplegará a partir de esta noche en el Port Olímpic para vigilar la noche barcelonesa, uno de los grandes focos conflictivos de la ciudad en los últimos meses. Agentes de la BRIMO también reforzarán la seguridad en otras zonas de ocio nocturno de la capital catalana, en un dispositivo acordado tras la pelea mortal del pasado domingo en la que falleció un ciudadano de origen chino. En total, ya son cinco los homicidios que han tenido lugar en julio, un mes negro en cuanto a número de muertes violentas en Barcelona. La cifra se eleva hasta 12 en lo que va de año, dos más que en todo 2018.

Según ha adelantado El Periódico, los antidisturbios de los Mossos se desplegarán a partir de esta noche en las zonas de ocio nocturno, especialmente en el Port Olímpic, para reforzar la labor que ya llevan a cabo otras unidades del cuerpo, como la de seguridad ciudadana.

OFENSIVA DE BATLLE

Y es que los últimos acontecimientos ocurridos en Barcelona han hecho saltar las alarmas a todas las administraciones. Uno de los principales responsables políticos es el teniente de alcalde de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, que en las últimas semanas ha multiplicado los encuentros con todo tipo de implicados en la seguridad de la ciudad.

Ahora, el concejal espera reunirse esta semana con los Mossos d'Esquadra para abordar de forma específica la vigilancia del Port Olímpic. Según la agencia EFE, dicha reunión se celebrará el próximo jueves a las 8.30 horas de la mañana en el Ayuntamiento de Barcelona, a la que asistirán representantes de la policía catalana, la Guardia Urbana, del Port Olímpic y del consistorio barcelonés. Según EFE, se analizarán medidas tanto policiales como administrativas con tal de atajar este tipo de incidentes. De momento, Batlle ha optado por aplicar medidas contundentes en sus primeros días como responsable de seguridad.

PERSECUCIÓN AL TOP MANTA

Este despliegue en las zonas de ocio nocturno coincide con el dispositivo especial que llevan a cabo desde este lunes los Mossos, la Urbana y la Policía Portuaria para poner fin a la práctica del top manta en los principales puntos turísticos, especialmente en la Barceloneta. Hasta un centenar de agentes de los tres cuerpos llevan a cabo una ocupación intensiva del espacio para evitar la presencia de "manteros", si bien algunos de estos vuelven al lugar cuando los agentes se marchan al caer la noche

Las persecuciones policiales a manteros se han intensificado, hasta tal punto que este martes los vendedores se han tirado a la Ronda Litoral para huir de la policía.