ARCHIVADO EN:

En los últimos tiempos el sector hotelero ha perdido fuerza en todo el mundo. La aparición de nuevas plataformas como Airbnb, Booking, etc, han hecho que la mayoría de los turistas se replanteen el precio de una habitación y acaben eligiendo un piso turístico adecuado a sus condiciones y sus preferencias. Aunque muchas ciudades hayan iniciado una batalla en contra de los pisos turísticos ilegales, como Barcelona, donde el Ayuntamiento intenta eliminarlos de raíz, muchas otras están teniendo serios problemas para legalizarlos. 

UN RESULTADO SORPRENDENTE

El último caso surrealista ha sido el que ha vivido una joven inglesa en Nueva York. Esta alquiló una habitación pequeña en el barrio de Brooklyn, y aunque suponía que sus dimensiones no iban a ser grandes, el resultado le sorprendió de mala manera. "Espacio económico en Brooklyn para tu aventura en Nueva York", este era el anuncio que ponían en la plataforma Airbnb. 

Zoe, la joven británica no se encontró con una habitación al uso, sino con un pequeño espacio debajo de unas escaleras en el que solo cabía un colchón hinchable, una almohada y un edredón, un lugar incluso más deprimente que la alacena en la que vivía el personaje de ficción Harry Potter al inicio de su aventura. 

LAS REDES ARDEN

Indignada con el resultado, la usuaria decidió compartir las imágenes a través de su cuenta de Twitter, y expresó que lo que más le molestaba era la suciedad del lugar. Los internautas le preguntaron si no sabía donde se metía cuando alquiló el pequeño espacio y ella respondió que había visto previamente las fotos y que esperaba una habitación/armario pequeño, aunque no tanto como lo era en realidad. A pesar de lo que se podría suponer, la vivienda, situada a 40 minutos de Manhattan, cuenta con una excelente valoración por parte de los usuarios que se han alojado en ella: 2,29 puntos de un máximo de 5, y con un precio muy atractivo: 27 dólares la noche (aproximadamente unos 25 euros).