Alarma en el metro. La red del suburbano de Barcelona contiene un total de 293,4 toneladas de materiales con amianto repartidas en 834 localizaciones, la mayoría de las cuales corresponden a planchas y paneles que suman un total de 22.755 metros cuadrados de superficie, según el inventario de elementos de fibrocemento que ha realizado Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

La compañía ha asegurado que el plan de retirada se llevará a cabo hasta 2022 con un presupuesto de unos cinco millones de euros. Además, ha apuntado que desde 2006 ya ha retirado 108,7 toneladas de planchas, paneles y tubos con dicho material.

INVERSIÓN DE OCHO MILLONES

TMB ha informado que ha licitado ya los trabajos para rehabilitar la cubierta del taller de material del metro en la Sagrera, que incluye unos 3.000 metros cuadrados de planchas de fibrocemento, y prevé que se puedan efectuar en 2020 "con las máximas garantías para las personas que trabajan y viven en el entorno”.

La empresa ha invertido hasta el momento unos ocho millones de euros en más de 40 contratos a empresas de construcción, material ferroviario y salud laboral.

REVISIONES MÉDICAS

Hasta el 20 de junio, de las 1.064 personas convocadas a visita médica la han pasado 928, lo que equivale al 87,2%. En este sentido, en las revisiones se han diagnosticado 26 casos de manifestaciones pleurales.

Según TMB, ninguna de estas afecciones puede considerarse una patología grave y no ha requerido tratamiento médico, solo un control médico más frecuente dentro del programa de vigilancia.