Barcelona no olvida. Este lunes se cumplen tres años de un día que está en el imaginario colectivo de los barceloneses. El 17 de agosto de 2017 pasará a la historia por ser uno de los días más tristes y trágicos de la Ciudad Condal.

Ese día, un reducido grupo de yihadistas cometió un atentado terrorista en La Rambla, uno de los episodios más bestias y sanguinarios que se han vivido nunca en la ciudad recientemente. Quizás sólo a la altura del atentado de Hipercor, a manos de ETA, en la década de los ochenta.

ASÍ SUCEDIÓ TODO

Un jueves a primeras horas de la tarde fue el momento escogido por los yihadistas para asaltar La Rambla. Y Younnes Abauyaaqoub, el protagonista. En un escenario absolutamente lleno de turistas y vecinos, en plena época estival, este individuo realizó un atropello masivo con una furgoneta blanca que finalmente detuvo en el mosaico de Miró. Su recorrido se saldó con 15 fallecidos y más de un centenar de heridos.

Con una insospechada normalidad, el terrorista cruzó a pie el mercado de la Boqueria y media ciudad de Barcelona, llegando hasta Zona Universitària. Una vez allí, minutos después de las 18:00 horas, apuñaló mortalmente a Pau Pérez para robarle su coche y continuar con su camino de huída.

HUIDA Y MUERTE

Cuando ya se encontraba al volante del Ford Focus del joven asesinado, Abauyaaqoub se saltó un control policial, llevándose por delante a un agente de los Mossos, y siguió avanzando hasta el municipio de Sant Just Desvern, lugar donde abandonó el vehículo que transportaba, también, le cadaver de Pérez.

Tras conseguir escapar de nuevo, el terrorista fue finalmente abatido el 21 de septiembre por los Mossos en el término municipal de Subirats, en la comarca del Alt Penedès, gracias a la colaboración ciudadana.

CAMBRILS TAMBIÉN LO SUFRIÓ

La ciudad de Cambrils se convirtió en el segundo escenario del terror unas horas después de los sucedido en Barcelona. Hasta cinco amigos del terrorista que cometió el atropello en Las Ramblas estrellaron un turismo contra una patrulla de la policía autonómica, tras lo que bajaron del vehículo armados para causar el mayor daño posible.

Un agente abatió a cuatro de ellos, mientras que el quinto también fue alcanzado tras un breve intento de huída sin éxito. El ataque se saldó con una muerte más y otros 14 heridos.

ACTO DE RECUERDO

El Ayuntamiento celebrará este lunes un acto de homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 17A, que se reducirá a un minuto de silencio y a una ofrenda floral en la Rambla, y al que asistirán miembros del Gobierno de España y el presidente catalán, entre otras autoridades.

Familiares de las víctimas del 17A depositan flores en la Rambla / AROA ORTEGA
Familiares de las víctimas del 17A depositan flores en la Rambla / AROA ORTEGA

A diferencia de otros años, el acto de homenaje de este año que ha promovido el consistorio de la capital catalana con motivo de los atentados de Barcelona y Cambrils será reducido debido a la pandemia de coronavirus.

AUSENCIAS DESTACADAS

Al acto, que comenzará a las 10 horas, asistirán el ministro de Sanidad, Salvador Illa; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera; y el presidente de la Generalitat, Quim Torra; entre otras autoridades.

También está previsto que participen entidades representantes de las víctimas, pero no la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) ni la Plataforma 17A, que se han desmarcado del homenaje promovido por el Ayuntamiento.

PIDEN MÁXIMO CASTIGO

Varias asociaciones de víctimas han pedido a la Audiencia Nacional esta semana que condene a dos de los tres acusados por los atentados de Cataluña del 17 de agosto de 2017 a la pena de prisión permanente revisable, un castigo superior al reclamado por la Fiscalía, que solicitó para ellos entre 36 y 41 años.

En un escrito de conclusiones provisionales presentado el pasado 30 de julio, la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo pide el máximo castigo penal para Driss Oukabir y Mohamed Houli Chemlal, como también hizo la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

DOS ACUSADOS PRINCIPALES

Ambas quieren que se les condene a prisión permanente por 15 presuntos delitos de asesinato terrorista, un tipo penal por el que la Fiscalía no les acusa ni fueron procesados, ya que los presuntos autores materiales murieron, si bien la Audiencia Nacional abrió la puerta a que las partes pudiesen acusar por él.

Se trata de Mohamed Houli Chemlal, superviviente de la explosión en Alcanar (Tarragona) en la que falleció el imán de Ripoll, considerado líder de la célula; y Driss Oukabir, hermano de uno de los miembros de ésta y a cuyo nombre se alquiló la furgoneta con la que se perpetró el atentado de Las Ramblas y que conducía Younes Abouyaaqoub, abatido por los Mossos.

Imagen de archivo de Driss Oukabir, uno de los terroristas de La Rambla / ARCHIVO
Imagen de archivo de Driss Oukabir, uno de los terroristas de La Rambla / ARCHIVO

Integración en organización terrorista, 150 asesinatos terroristas en tentativa, fabricación y tenencia de explosivos, estragos imprudentes o lesiones son otros de los presuntos delitos por los que las asociaciones les acusan.

DISCREPANCIAS

En un comunicado, la Asociación 11-M discrepa "abiertamente "con el criterio "de la Fiscalía y mantiene que "existe prueba de cargo suficiente para sostener la condena de al menos dos de los acusados por tales atentados, ya sea en concepto de autores, cooperadores necesarios o cómplices". Pide en el juicio, que se celebrará este otoño, un "debate completo" sobre todo lo ocurrido y que "se dé satisfacción" a las víctimas.

Además de la AVT y la Asociación 11-M, también está personada la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), cuya representación ejerce el despacho Fuster-Fabra Abogados, que también representa a alguna víctima.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.