El pasado 7 de enero empezaron las nuevas restricciones en Cataluña, donde las autoridades catalanas apostaron por un confinamiento municipal, el cierre de los centros comerciales, los establecimientos de más de 400 metros cuadrados de superficie y todo comercio no esencial los fines de semana. Tras varios días con las nuevas limitaciones, el gobierno catalán decidió alargarlas una semana más, hasta el 24 de enero, como mínimo.

Inditex, la empresa de Amancio Ortega, que cuenta con las marcas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, pensó en un principio abrir el 19 de enero, cuando acababan las restricciones, pero ahora el gigante ha apostado por el candado y abrir “cuando acaben todas las limitaciones”, señala el personal de la tienda de Paseo de Gràcia, la más grande que tienen Zara en Barcelona.

APERTURA 'SINE DIE'

Otras firmas como H&M y Uniqlo también se han decantado por bajar la persiana en la capital catalana. Durante el confinamiento de marzo las multinacionales vieron como sus ingresos de disparaban con el e-commerce. Por este motivo, las compañías de retail han decidido seguir ingresando por internet.

En el escaparate de una de las tiendas de Zara en la ciudad condal se puede leer que los establecimientos del grupo abrirán el próximo 25 de este mes. Sin embargo, los dependientes son realistas y aseguran que estarán “más tiempo cerrados”.

Los locales mantienen las luces abiertas y el personal de la empresa entra y sale sin problemas. Por contra, los clientes solo pueden acceder al comercio para cambiar prendas o hacer devoluciones.

Cartel exterior de un comercio de Zara en Barcelona / M.A.
Cartel exterior de un comercio de Zara en Barcelona / M.A.

NÚMEROS ROJOS

Inditex registró un beneficio de 866 millones de euros en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2020-2021 (entre el 1 de agosto y el 31 de octubre), lo que supone un descenso del 26% respecto al mismo periodo de un año antes. La compañía alcanzó un beneficio acumulado de 671 millones de euros durante los nueve primeros meses del año fiscal (entre el 1 de febrero y el 31 de octubre).

De esta forma, la empresa deja atrás los 'números rojos' del primer semestre fiscal cuando se anotó unas pérdidas de 195 millones de euros en un contexto marcado por el impacto del Covid-19. Las ventas del grupo en los nueve primeros meses del ejercicio 2020 alcanzaron los 14.085 millones de euros frente a los 19.820 del ejercicio 2019.

RESTRICCIONES

El comercio en Barcelona ha vivido este 2020 su peor año: cerrados durante aproximadamente tres meses, normativas de aforo en los establecimientos, higiene y limpieza extensa y probadores cerrados. Este 2021 no ha empezado de la mejor forma y las tiendas de más de 400 metros cuadrados de superficie no podrán abrir hasta el 24 de enero en Cataluña. Los fines de semana el resto de locales –a excepción de los de primera necesidad– tendrán que bajar la persiana, incluidas librerías

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.