ARCHIVADO EN:

Turismo de Barcelona y la Olivera Cooperativa presentaron ayer jueves Vinyes de Barcelona, el único vino elaborado en la capital catalana. Se ha producido en la Masia de Can Calopa, en la montaña de Collserola. El lanzamiento ha sido posible gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Barcelona, el propietario de Can Calopa y la Cooperativa L'Olivera. De estas viñas deben surgir unas 500 botellas del nuevo vino. 

Turisme de Barcelona tiene previsto realizar una campaña de promoción y comercialización del vino Vinyes de Barcelona, que se enmarca en la divulgación de la cultura del vino y el enoturismo que promueve el consorcio.

INCLUSIÓN SOCIAL

El propietario de la finca Can Calopa es el Ayuntamiento de Barcelona, mientras que la cooperativa l'Olivera es quien gestiona desde 2010 las tres hectáreas de viña y quien elabora el vino. El proyecto combina la inclusión social y la apuesta por la agricultura periurbana. Unos 20 jóvenes con necesidades especiales que viven y trabajan en Can Calopa participan en la producción de Vinyes de Barcelona.

Pau Moragas, vicepresidenta de L'Olivera; Claret Serrahima, director de Clase BCN; Mª Dolors Llonch, presidenta de L'Olivera; Roger Bas i Josep Mª Fábregas, comercials de L'Olivera, i Joan Torrella, director general de Turisme de Barcelona

Pau Moragas, vicepresidenta de L'Olivera; Claret Serrahima, director de Clase BCN; Mª Dolors Llonch, presidenta de L'Olivera; Roger Bas i Josep Mª Fábregas, comercials de L'Olivera, y Joan Torrella, director general de Turisme de Barcelona

 

Por otra parte, la iniciativa dispone de un punto de información de Enoturismo y Vinos Mirador de Colom, como espacio de difusión, promoción y venta de servicios relacionados con la cultura del vino y el cava. Este punto de venta comercializa hasta 70 denominaciones de origen del entorno de la capital catalana. 

ANTIGUO VINO INSTITUCIONAL

La colaboración entre Turisme de Barcelona y L'Olivera se enmarca en el marco del acuerdo que subscribieron en 2017 para promocionar un conjunto de actividades alrededor del vino de Barcelona y la masía de Can Calopa. Desde hace un año, L'Olivera ha puesto en marcha diferentes experiencias enoturísticas vinculadas a la finca, mientras que el pasado mayo abrió su primera vinoteca en Collserola. 

La finca municipal de Can Calopa empezó la elaboración de vinos en 2000. A partir de 2010 la cooperativa L'Olivera se hizo cargo de la gestión de las tres hectáreas de viña y empezó la producción, pero no fue hasta el 2016 que el Ayuntamiento de Barcelona cedió los derechos de explotación de la finca y permitió la comercialización del vino. En realidad, inicialmente este era el vino institucional del Ayuntamiento, que no se comercializaba y se utilizaba como regalo. 

Esta nueva etapa lo comienza ahora el nuevo Vinyes de Barcelona, que llega al mercado con una nueva imagen, de la mano del estudio de diseño barcelonés Clase BCN y con un nuevo perfil de vino, fresco y complejo, que quiere transmitir la identidad mediterránea de la ciudad.