La tercera jornada de huelga indefinida de los vigilantes de seguridad del Aeropuerto de Barcelona transcurre sin ninguna incidencia para los pasajeros. Como es habitual durante los meses de verano, la terminal 1 registra este domingo una elevada afluencia de pasajeros, que se tienen que esperar unos diez minutos, o menos, antes de pasar los controles de seguridad.

POCO IMPACTO

El comité de huelga atribuye el poco impacto hasta ahora de la protesta a los servicios mínimos del 90% y en las últimas horas ha denunciado presiones y una vigilancia extraordinaria en los puestos de trabajo.

Este domingo se espera que pasen por el Aeropuerto de Barcelona unos 180.000 pasajeros en centenares de vuelos, entre llegadas y salidas. Según fuentes de Aena la normalidad se ha mantenido a lo largo de la noche y no se ha registrado ninguna incidencia ni reclamación.

HUELGA INDEFINIDA

La plantilla Trablisa sigue con la huelga indefinida y de 24 horas iniciada el viernes para exigir mejoras laborales y salariales, como un plus de un euro por hora trabajada para compensar la sobrecarga de trabajo, y se han decretado unos servicios mínimos del 90%.

La protesta de los trabajadores también tuvo poca influencia el sábado y los usuarios pasaron sin incidencias los filtros de seguridad.

La presidenta del comité de huelga de Trablisa, Genoveva Sierra, criticó el viernes que, con unos servicios mínimos del 90%, es "prácticamente imposible" que se note la incidencia de huelga entre los trabajadores