Seat consolida su compromiso con Barcelona. La compañía automovilística ha anunciado una importante inversión en su planta de Martorell, que garantiza la permanencia de la industria a largo plazo en Cataluña. Seat invertirá 5.000 millones de euros entre 2020 y 2025, destinados en gran parte a producir coches eléctricos, el futuro del sector automovilístico. 

La inversión se ejecutará en nuevos proyectos de I+D para el desarrollo de vehículos en su Centro Técnico y en la renovación de equipos e instalaciones en las plantas de Martorell, Barcelona y Componentes, en El Prat de Llobregat.

La compañía, del Grupo Volkswagen, redobla así su apuesta por Barcelona, en uno de los peores momentos de la industria automovilística para la ciudad. El anuncio coincide con la marcha de Nissan, que se encuentra en vías de aplicar un ERE que se llevará por delante más de 2.500 empleos. 

MODELOS ELÉCTRICOS EN 2025

Mientras Nissan se despide de la ciudad, Seat se compromete a largo plazo. Las intenciones de la empresa pasan por tener a punto sus nuevos coches eléctricos en 2025, "cuando el mercado del vehículo eléctrico haya crecido".

Así lo ha hecho saber el presidente de la firma española, Carsten Isensee, en una rueda de prensa junto a Wayne Griffiths, vicepresidente Comercial y de Marketing y CEO de Cupra, la marca deportiva de Seat. Ambos han comparecido en la recién inaugurada Casa Seat de Barcelona, un espacio polivalente situado en el centro de la ciudad.  

El presidente de Seat, Carsten Isensee, y el vicepresidente Comercial y de Marketing y ceo de Cupra, Wayne Griffiths, en Casa Seat / EUROPA PRESS
El presidente de Seat, Carsten Isensee, y el CEO de Cupra, Wayne Griffiths, en Casa Seat / EUROPA PRESS

ELECTRIFICAR ESPAÑA

El presidente de Seat también ha dejado un recado para las administraciones. Isensee ha dicho que para electrificar España se ha de transformar la infraestructura, tiene que haber más energías renovables, una mayor infraestructura de carga y más incentivos de compra para estimular la venta de coches eléctricos. "Sin todo ello será difícil", ha sostenido. 

"El Gobierno ha de ayudar, piensen en lo que acaba de mencionarse. Infraestructura, mayor uso de energía solar, energías renovables, todo esto son condiciones para que la electrificación de España sea un éxito, para que el uso del vehículo esté disponible para su uso masivamente", ha remarcado.

En este sentido, ha recordado que el pasado año únicamente el 2 % de los coches matriculados en la UE fueron totalmente eléctricos, lo que supone unos 300.000 vehículos, cuando solo la producción de Seat en Martorell superó las 500.000 unidades en 2019.

No obstante, también ha hecho un guiño al Ejecutivo de Pedro Sánchez. Isensee ha valorado positivamente el plan de ayuda al sector de la automoción presentado por el Gobierno español para la renovación del parque de vehículos y avanzar en la transición ecológica. "Va en la dirección correcta y beneficiará a toda la cadena de valor", ha señalado.

OFICINA EN LA RAMBLA

La inversión en coches eléctricos ha eclipsado otros anuncios importantes de la compañía. Seat también tiene previsto abrir una nueva oficina en La Rambla de Barcelona para desarrollar el software Seat:Code. Contará con un equipo de más de 150 desarrolladores de software dedicados a "liderar la transformación digital de la compañía y crear aplicaciones y soluciones digitales".

Seat ya ha incorporado 20 personas en el centro y contratará a más de 100 profesionales más en los próximos meses: "Es nuestra máquina digital que crea productos y soluciones digitales para Seat y el grupo Volkswagen".

Isensee también ha anunciado la creación de un centro en Martorell dedicado a la electrificación, la prueba de baterías y software en general orientado a la electrificación de la gama.

AFECTACIÓN DEL CORONAVIRUS

El presidente de Seat también ha hecho balance de los seis primeros meses del año, un período marcado por la crisis del coronavirus. Ha explicado que este semestre ha sido posiblemente uno de los más exigentes en la historia de Seat: "Esperábamos que 2020 y 2021 fueran años difíciles, y ahora debemos añadir el grave impacto del Covid-19 en la industria del automóvil".

Ha señalado que en las últimas semanas han comenzado a observar una ligera mejora desde que reanudaron la actividad, ya que la marca ya fabrica 1.900 vehículos diarios, pero ha advertido de que los resultados del segundo trimestre serán aún peores que los de primero debido al mayor impacto de la pandemia.

Isensee ha comentado que Seat, tras cerrar 2019 con un beneficio récord de 346 millones de euros, elevó sus ventas en enero y febrero de este año, hasta que en marzo llegó la COVID-19, paralizó la economía y obligó a "rehacer todas las previsiones".

OPTIMISMO

La planta de Seat en Martorell trabaja actualmente al mismo ritmo que antes de la pandemia, con la fabricación de unos 1.900 coches al día, y las fábricas de Barcelona y Componentes están cerca de regresar a los volúmenes previos al coronavirus.

Por eso, es "optimista" ante una segunda mitad del año que vendrá marcada por el inicio de la producción del nuevo Cupra Formentor y del nuevo León híbrido enchufable.

Ambos vehículos se fabricarán en la línea 2 de la planta de Martorell, que este año además ha estrenado la cuarta generación del León. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.