La filosofía healthy, también en la oficina. Ramon Casals, Felipe Ojeda y Fernando Oriol son tres compañeros de la universidad que se conocieron estudiando ingeniería industrial en Barcelona. Después de ver que la “vida sana” empezaba a marcar su espacio en la capital catalana, los tres emprendedores decidieron abrir Refruiting, una empresa que reparte fruta en oficinas de toda España.

Los ingenieros arrancaron el proyecto en noviembre de 2016 y al cabo de un año aterrizaron en Madrid. La idea principal, que siguen manteniendo al pie de la letra, es convertir los despachos en espacios más sanos a través de la alimentación. Peras, manzanas, cerezas o plátanos son algunos ejemplos del tipo de alimentos que reparten, siempre y cuando estén en el mercado. Se centran en la fruta de temporada. Si en invierno hay más naranjas que melones, distribuyen este fruto y en verano, el resto.

FACTURACIÓN ANUAL

El primer año natural que Refruiting funcionó facturó un total de 610.000 euros. En 2018, la start up barcelonesa triplicó sus ingresos y registró un total de 1,8 millones de euros. Las expectativas para este año son todavía más altas y Ramon Casals, CEO de la empresa apunta que cerrarán 2019 con un total de 3,5 millones de euros de facturación, prácticamente el doble de la cifra que registró en 2018.

A pesar de los datos, Casals asegura que “las cifras se pueden alcanzar” y que ya están trabajando para conseguirlo. En este sentido, desde la compañía ubicada en la Zona Franca de Barcelona destacan que en agosto es cuando menos ingresan, debido a que la mayoría de empresas están cerradas por vacaciones y que en diciembre es cuando más facturan, gracias a los lotes y packs de Navidad.

Frigorífico de la empresa Refruiting, ubicada en la Zona Franca de Barcelona

Frigorífico de la empresa Refruiting, ubicada en la Zona Franca de Barcelona

REPARTOS POR ESPAÑA

La empresa arranca a las 5:00 de la mañana cuando parte de la plantilla de Refruiting, unos doce empleados, se dirigen hacia Mercabarna para adquirir los frutos que más tarde comercializarán. Tras un proceso de selección y un control de calidad, los alimentos se meten en cajas de madera o de cartón que les proporciona una fundación de Lleida y más tarde se distribuyen por Barcelona y alrededores. En el caso de Madrid, la start up cuenta con proveedores locales y algo parecido hace en Valencia, donde abrió hace cuatro meses una sede con un trabajador.

En total la empresa cuenta con 45 trabajadores, 11 de los cuales están en Madrid y el resto en Barcelona. De los 33 asalariados que Refruiting tiene en la capital catalana, 12 son repartidores y el resto trabajan “en los despachos”. Además, cuando la compañía necesita apoyo cuenta con subcontratados.

CAJAS EN LA OFICINA

Refruiting cuenta con un catálogo amplio de ofertas. La empresa distribuye tres tamaños de cajas: de 2,5 kilogramos, de 4,5 kilogramos y de 6,5 kilogramos que distribuye a un total de 633 empresas a un precio medio de 15 euros. 474 de ellas están en Barcelona, 228 en Madrid y 24 en Valencia. En total suman 726 compañías y es porqué algunas de ellas cuentan con filiales en ambas ciudades y optan por esta opción. A la semana distribuyen en Barcelona unos 15.000 kilogramos de fruta y realizan un total de 900 entregas al mes, lo que representa dos repartos semanales aproximadamente en cada despacho.

La compañía barcelonesa trabaja con empresas muy variadas: desde Caixabank o algunos periódicos de Barcelona hasta bufetes de abogados muy pequeños o start up afincadas en el 22@.

Cesta de fruta variada con manzanas, plátanos, peras o kiwis de la start up barcelonesa Refruiting

Cesta de fruta variada con manzanas, plátanos, peras o kiwis de la start up barcelonesa Refruiting

Con el género que no puede vender la compañía porqué la fruta no está en perfecto estado o no tiene las condiciones que los clientes les exigen, Refruiting envía la fruta a Nutrició sense fronteres, una ONG de Barcelona que más tarde distribuye los frutos a la gente que lo necesita. 

INICIOS

Ramon Casals asegura que arrancaron el proyecto con una “inversión mínima” hace tres años. Los emprendedores metieron a la empresa 3.000 euros y a partir de allí empezaron a capitanear su compañía. A través del "prueba y el error" han ido creciendo y esperan que, a largo plazo, puedan hacer el salto en Europa y trabajar en ciudades que no sean españolas.

Actualmente suman cada mes entre 50 y 60 clientes nuevos a su cartera de contactos y esperan que las cifras vayan al alza. Además, el CEO de Refruiting recuerda que en enero es “cuando más clientes se captan” porqué es cuando las empresas se proponen este tipo de ideas en los presupuestos.