ARCHIVADO EN:

La compañía aérea Vueling se ha visto envuelta en una nueva polémica. Otra vez. Las redes han estallado contra la compañía después de que una joven denunciara este lunes en Twitter que la aerolínea no le permitió a su hermana subir a un avión debido a su vestimenta. Según la joven, el personal de Vueling le denegó el acceso "por llevar un body escotado". Y no sólo eso, sino que además "varias personas le han dejado ropa para que se tapase y aun así no la han dejado subir", afirma en el mismo tuit.

La chica, una joven de 24 años, iba a tomar el vuelo Palma-Barcelona cuando el personal de tierra le impidió acceder al avión. Los hechos han tenido una gran repercusión en las redes sociales, con miles de comentarios solidarizándose con la afectada y criticando a Vueling. Algunos, incluso, han pedido iniciar un boicot contra la compañía. Por si esto fuera poco, la asociación de consumidores Facua ha denunciado a Vueling por "la denigración machista" que sufrió la mujer y que le impidió coger el vuelo. 

DENUNCIA DE FACUA

La asociación ha tachado de "aberrante" la actitud de la aerolínea y considera que se trata de una medida "discriminatoria", "ya que ninguna normativa prohíbe expresamente la admisión de los pasajeros por su indumentaria, siempre que la misma no vaya en contra del orden público". 

En su denuncia, la asociación recuerda que, según el reglamento europeo, la denegación de embarque sólo está excusada cuando se dan motivos razonables, como "razones de salud o de seguridad o la presentación de documentos de viaje inadecuados", motivos que, añade la asociación, no se dieron en este caso. 

VUELING NO PIDE DISCULPAS

La empresa, por su parte, se ha defendido de forma reiterada en Twitter, justificando la actuación de su personal de vuelo y sin pedir disculpas a la afectada. Según Vueling, el personal de tierra le ha denegado el paso debido a que su respuesta fue "abusiva" y que esa fue la razón final por la que finalmente no se le permitió volar. Además, añaden que la joven "iba en bañador". 

Finalmente, agentes de la Guardia Civil fueron llamados para retirar a la pasajera.