Otra "start-up” catalana del sector de las aplicaciones para teléfonos móviles ha acabado sus días en un procedimiento de insolvencia. Este pone punto final a su aventura empresarial.

La firma Leadot One ha presentado sus estados contables al Juzgado Mercantil número 9 de Barcelona, en solicitud de concurso de acreedores o suspensión de pagos. El balance es negativo y no existe voluntad de continuidad, por lo que el expediente derivará previsiblemente en la liquidación por derribo de la sociedad, según ha sabido Metrópoli Abierta.

VIDEJUEGOS DE SEGUNDA MANO

Leadot One es la impulsora de la app Nobone, una especie de mercado de segunda mano que permite la compra y venta entre los usuarios de productos de videojuego, consolas y periféricos. Por eso, se la conocía como el Wallapop de los videojuegos.

Nobone es una plataforma focalizada en los aficionados a los videojuegos. Su objetivo fundacional reposaba en convertirse en una tienda de videjuegos y, a la vez, generar una comunidad de usuarios y tiendas de toda España, que estuvieran conectados entre sí.

DEL TODO A LA NADA EN DOS AÑOS

Leadot One-Nobone se constituyó como sociedad en agosto de 2017, por iniciativa de Jordi Barnés Soler. España es uno de los países europeos que más juegos consume, por lo que existe un gran mercado que Nobone quería aprovechar. En junio, Barnés comunicó en las redes sociales el cese de actividades. La existencia de este proyecto empresarial ha perdurado dos años escasos.

La empresa tiene sus oficinas en la “incubadora” de negocios de Barcelona Activa, dependiente del Ayuntamiento de Barcelona.

TAMBIEN CAE EL PORTAL INMOBILIARIO CLIVENTA

Otro negocio digital que acaba de naufragar es Cliventa, un portal inmobiliario en internet creado por la compañía Habitendio.

Se trata de una “inmobiliaria digital”, conocida por la reducida tarifa plana que cobraba en las transacciones.

La empresa centró sus esfuerzos en los mercados de Madrid y Barcelona, pero con el propósito de extender sus tentáculos al resto de España.

Cliventa-Habitendio nació a finales de 2015. Desde entonces ha realizado tres ampliaciones de capital, que permitieron captar medio millón de euros y dieron entrada a varios inversores como RTV Capital, Grupo BR, Aldicer y la empresa pública Enisa, entre otros.

Los fundadores y máximos responsables del negocio son Ignacio González Díaz y Alejandro Briceño Terroba.