La segunda jornada de huelga indefinida de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barcelona ha arrancado con normalidad y sin aglomeraciones en los filtros de entrada a las zonas de embarque.

El acceso de los usuarios del aeródromo de El Prat es fluido, con un tiempo de espera en las colas de los controles de apenas cinco minutos, como un sábado habitual de agosto.

160.000 PASAJEROS

Está estimado que sean unas 160.000 las personas que durante la jornada de hoy pasen por el aeropuerto, 25.000 menos que ayer viernes, por lo que se calcula que, más allá de las fluctuaciones puntuales del volumen de pasajeros que se acerquen a los accesos, no haya más complicaciones en las múltiples zonas de embarque.

HUELGA INDEFINIDA

La plantilla Trablisa sigue con la huelga indefinida y de 24 horas iniciada el viernes para exigir mejoras laborales y salariales, como un plus de un euro por hora trabajada para compensar la sobrecarga de trabajo, y se han decretado unos servicios mínimos del 90%.

La protesta de los trabajadores tiene poca incidencia este sábado a primera hora y los usuarios del Aeropuerto de Barcelona pasan los filtros de seguridad con normalidad.

La presidenta del comité de huelga de Trablisa, Genoveva Sierra, criticó el viernes que, con unos servicios mínimos del 90%, es "prácticamente imposible" que se note la incidencia de huelga entre los trabajadores