Durante el mes de abril se ha registrado un aumento de la morosidad entre los inquilinos, que ha alcanzado el 6,36 % en las comunidades de propietarios y el 11,58 % en la gestión de los arrendamientos urbanos, según el Colegio de Administradores de Fincas Barcelona-Lleida (CAFBL).

En un comunicado, CAFBL ha informado que ha efectuado una encuesta entre sus colegiados y que ha detectado que la emergencia del coronavirus ha conllevado "una morosidad temporal referida a recibos no satisfechos", aunque los propietarios confían en que "buena parte de ellos serán cobrados" en fechas próximas.

BONIFICACIÓN O MORATORIA

En propiedades verticales –bloques en los que todos los pisos pertenecen al mismo propietario–, el 13,82 % de los inquilinos han solicitado "una bonificación o una moratoria en el pago del alquiler".

Por contra, en los arrendamientos de locales no usados como vivienda la solicitud de bonificación o moratoria en el pago de la mensualidad ha alcanzado el 39,22%.

ACUERDOS ENTRE LAS PARTES

En ambos casos, en aproximadamente el 70% de las ocasiones "la intervención del administrador de fincas" ha permitido alcanzar un acuerdo entre las partes, según la nota de prensa.

El 90% de los administradores de fincas que han contestado a la encuesta afirman asimismo haber podido teletrabajar durante el confinamiento, una experiencia que tildan de "eficaz y muy bien valorada".

El 18,6% dice haber podido celebrar reuniones de fincas de propietarios –el resto deberán haberlas aplazado– y el 31 % asegura "haber podido tomar decisiones para el funcionamiento óptimo de las comunidades de propietarios mediante la adopción de acuerdos de juntas sin reunión".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.