ARCHIVADO EN:

Los precios de los hoteles de Barcelona han caído de forma considerable desde que estalló la crisis del coronavirus. En concreto, han descendido un 40 % respecto al que registraban en 2019. Sin embargo, la nota positiva es que las reservas están creciendo desde el pasado mes de julio tras un año durísimo por la pandemia. 

El presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, ha explicado a EFE que la situación sigue siendo "complicada" pero que mes a mes aumentan las reservas.

TURISMO NACIONAL

Según Clos, con la pandemia los hoteleros de la ciudad vieron la necesidad de apostar por el turismo nacional ante la falta de visitantes internacionales, lo que les obligó a reducir precios como acción de reclamo para estos clientes.

Hotel Roma en la plaza Reial / HOTEL ROMA
Hotel Roma en la plaza Reial / HOTEL ROMA

"Fue un acierto", asegura, porque han conseguido mantener una ocupación "correcta" en un mercado que antes no tenían, ya que la ciudad se llenaba principalmente de turistas internacionales, lo que hacía que los hoteles fueran más caros. "A los precios de antes seguiríamos con una ocupación del 15 %", explica Clos, que apunta que ahora tienen una ocupación del 60 % en los hoteles abiertos, pese a que un 30 % de los establecimientos siguen cerrados y muchos de los que están operativos no tienen todas sus plantas disponibles.

HOTELES CERRADOS

Por ello, las cifras todavía están lejos de las registradas en 2019, cuando por estas fechas dormían en la ciudad unas 66.000 personas y ahora solo hay 22.000, entre las que todavía se contabilizan pocos extranjeros. Cuando la demanda internacional se recupere, los hoteleros barceloneses esperan volver a los precios de antes de la pandemia.

El director general del Gremio de Hoteles de Barcelona, Manel Casals, asegura que la previsión era que para fin de año el 85 % de la planta hotelera de Barcelona estuviera abierta, pero ahora cree que ese porcentaje será menor, ya que algunos hoteleros que tienen varios establecimientos en la ciudad han decidido cerrar alguno y concentrar a los clientes en los otros, ante la previsión de que diciembre y enero serán malos meses.

Históricamente, noviembre, diciembre y enero son meses de baja ocupación en Barcelona, pese a que este año noviembre está funcionando bien y para diciembre las reservas son buenas.

¿CUÁNDO LLEGARÁ LA 'NORMALIDAD'?

Los responsables del gremio no se atreven a pronosticar cuándo volverá la normalidad porque, en buena parte, depende de la evolución de la pandemia y, en estos momentos, en algunos países de Europa se está complicando.

"Dependemos mucho de ellos y algunos pueden tener miedo a viajar por si llegan al destino y, por alguna razón, tienen que estar confinados", señala Casals.

PENDIENTES DEL TURISMO DE CONGRESOS

El que todavía no se está recuperando es el turismo de congresos, aunque parece que el sector va a registrar el año que viene un aumento importante de visitantes. En estas circunstancias, los hoteleros creen que la apuesta por el turismo de calidad es la senda a seguir, por lo que piden a las administraciones "coherencia".

Los responsables del Gremio de Hoteles de Barcelona creen que querer atraer a un turismo de calidad es "contradictorio" con, por ejemplo, permitir el alquiler de habitaciones a turistas o con rechazar proyectos como el hotel Four Seasons o el proyecto museístico del Hermitage en el Puerto de Barcelona.

Fotomontaje de Ada Colau frente al Hotel Arts de Barcelona / METRÓPOLI
Fotomontaje de Ada Colau frente al Hotel Arts de Barcelona / METRÓPOLI


Pese a la situación, Barcelona sigue siendo un lugar "atractivo" para la inversión hotelera, como lo demuestran las operaciones de compra de hoteles que se están registrando, ya que los inversores "creen en el destino" y en que la actual es una "situación pasajera", apunta Clos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.