Durante la primavera de 2020, cuando el mundo se paralizó por completo con el estallido de la pandemia, los españoles gastaron prácticamente el doble en restauración que en ropa y calzado. Con las mismas restricciones en ambos sectores, la moda fue la división más golpeada con diferencia.

Según datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el confinamiento más exigente –de marzo a junio del año pasado–, las familias gastaron, de media, 262 euros en moda, lo que significó un desplome del 81,6% respecto a los meses previos al estado de alarma y sólo un 1,6% del gasto total.

LA MODA CAYÓ EN PICADO

En cuanto al consumo en bares, restaurantes y hoteles –corresponde en gran parte a los pedidos a domicilio por las restricciones–, el sector fue el segundo que más se contrajo, pero aún así fue más del doble que el de la moda.

En este sentido, las familias invirtieron unos 459 euros de media en compañías como Glovo o Just Eat, lo que supuso un 81,3% menos que antes del confinamiento y sólo un 2,7% del presupuesto total.

En el tercer puesto se encuentran los transportes, que se contrajeron un 46% y el ocio y la cultura que descendieron más de un 44%, según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística.

LA ALIMENTACIÓN LIDERA EL GASTO

En la otra cara de la moneda se colocan sectores como la alimentación y la vivienda. Las dos divisiones junto con los transportes sumaron un 58,2% del gasto total de los españoles. La alimentación incrementó su peso hasta casi el 30%, frente al 17,7% que registró en 2019 y el 18,4% que representó en el periodo previo a la pandemia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.