El Mobile World Congress es uno de los eventos de Barcelona que requiere de más presencia de azafatas y azafatos. Son un gran punto de apoyo para las marcas tecnológicas: ayudan a difundir las novedades que estas presentan, y un elemento de atracción para muchos de los clientes.

Las semanas previas al congreso los portales de trabajo rebosan ofertas para las personas de esta profesión. El portal para buscar empleo, Infojobs, recogió más de 400 vacantes para cubrir puestos de trabajo relacionados con el Mobile World Congress.

Durante años se ha criticado la vestimenta que imponen algunas de las agencias a sus trabajadores. Los azafatos suelen vestir con traje y calzado cómodo, mientras que las mujeres que ocupan estos puestos tienen que mantenerse en pie con tacones altos durante demasiadas horas y llevar vestidos ajustados que marquen sus curvas.

Muchas ofertas de trabajo reclaman las tallas y fotografías de cuerpo entero de sus candidatos, pero hasta ahora no había habido una diferenciación de sueldos para según que cuerpos.

UNA CLÁUSULA DISCRIMINATORIA 

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha pedido este martes al consejero delegado del Congreso Mundial del Móvil, John Hoffman, que retire una oferta de trabajo en la que se ofrece un plus económico a las azafatas que trabajen en el salón y que midan más de 1,75 metros de altura. El defensor ha asegurado que se trata de una oferta “intolerable respecto a la sexualización y la cosificación de la mujer".

Ribó se ha hecho eco del problema a través de una denuncia que interpuso el sindicato UGT en la que aseguraba que este dato era cierto y totalmente discriminatorio. El Síndic considera que este caso podría ser constitutivo de una infracción administrativa grave o muy grave, de acuerdo con el artículo 59 (3 y 4) de la Ley 17/2015, de igualdad efectiva de hombres y mujeres. Esta ley establece que es una infracción grave "hacer actos o imponer cláusulas en los negocios jurídicos que constituyan o causen discriminación por razón de sexo".

Con respecto a este caso, el Síndic también ha contactado con el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat para que lleve a cabo "las actuaciones de inspección oportunas". Y ha puesto en conocimiento del Institut Català de les Dones y el Consell de l'Audiovisual de Catalunya el contenido de la oferta laboral.