ARCHIVADO EN:

La cadena alemana Lidl ha puesto en marcha su primer supermercado en el barrio de Sant Andreu. El centro, situado en el número 410 de la calle Gran de Sant Andreu, ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros y la contratación de 25 personas, plantilla que en el futuro se verá aumentada hasta los 30 trabajadores.

El nuevo establecimiento, que se pone en marcha el 29 de noviembre, cuenta con una superficie de 1.300 metros cuadrados. La adecuación del local a las necesidades de la empresa se ha llevado a cabo siguiendo estrictos criterios de eficiencia energética y sostenibilidad ambiental. Por ello se han usado modernos sistemas de generación, aprovechamiento y conservación de la energía, para producir la menor contaminación atmosférica posible.

OBSEQUIOS

Como sorpresas de la apertura del centro, Lidl ha decidido obsequiar a los 2.500 primeros clientes que pasen por el establecimiento el día de la inauguración, mientras que todos aquellos que hagan una compra superior a los 15 euros podrán degustar un chocolate con barquillos.

El nuevo supermercado abrirá seis días a la semana, de lunes a sábado, con horario de 9 a 21 horas.