El Puerto de Barcelona es el primero de España en el que la patronal y los estibadores llegan a un acuerdo sobre el nuevo convenio colectivo. Tras el Real Decreto Ley que en mayo modificó el régimen de los trabajadores portuarios, el pacto supone el fin de las protestas que los trabajadores han protagonizado en los últimos meses.

El acuerdo lo han rubricado los representantes de los estivadores - de los que son mayoría los miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores Portuarios- y la Asociación de Empresas Estibadoras Portuarias del Puerto de Barcelona. Además de poner fin a las protestas, que paralizaron el puerto y sus accesos, supondrá un impulso a la productividad de las terminales, al mismo tiempo que garantiza  el mantenimiento del empleo en el sector de la estiba.

Sixte Cambra, presidente del Puerto de Barcelona hasta que se forme un nuevo Govern de la Generalitat, ha celebrado el acuerdo, del que ha destacado que garantiza la continuidad de todo el empleo del sector de la estiba en Barcelona e "incluso lo consolida" con la incorporación al censo de los trabajadores del denominado Grupo 0, el colectivo que realiza tareas complementarias y que representa aproximadamente el 15% de la plantilla.