ARCHIVADO EN:

La lucha de poder entre el Ayuntamiento de Barcelona y la plataforma de alquiler vacacional Airbnb parece que ha llegado a su fin. Ambas partes han vuelto a mostrar su redescubierta sintonía una semana después de la primera reunión que sentó la bases de la reconciliación. No ha habido foto de familia, pero la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha anunciado este miércoles que Airbnb se ha comprometido a retirar más de 1.000 anuncios de pisos turísticos ilegales con órdenes de cese de actividad en el plazo máximo de un mes.

“El punto de inflexión que se ha producido se concreta hoy con algo tangible”, ha celebrado Sanz en una rueda de prensa junto al regidor de Empresa y Turismo, Agustí Colom. Después de muchos meses de tira y afloja, Airbnb ha mostrado su voluntad de cumplir la ley, ha dicho la teniente de alcalde, que también ha avanzado que el siguiente paso es que la plataforma desarrolle un programa para que los anunciantes estén obligados a dar el número de licencia del piso para garantizar su legalidad.

La quinta teniente de alcalde, Janet Sanz, junto al regidor de Empresa y Turismo, Agustí Colom / EUROPA PRESS

CONVERSACIONES EN SEPTIEMBRE

Colom ha explicado que el Ayuntamiento reanudará en septiembre las conversaciones con Airbnb y el resto de plataformas de alquiler vacacional para explorar la mejor opción para implantar el software, que según Sanz debería estar listo entre otoño e invierno del año que viene. La intención del consistorio es que el nuevo programa se complemente con un “mecanismo ágil” para que los inspectores del Ayuntamiento puedan consultar los números de licencia para comprobar su validez y alertar a la plataforma en el caso de cualquier irregularidad.

Plataformas como Homeaway o Booking ya hace unos meses que trabajan junto al Ayuntamiento para retirar anuncios de pisos turísticos sin licencia y muchas ya incluyen un campo para introducir el número de registro, por lo que el siguiente paso será que este campo sea obligatorio. Colom ha detallado que el 40% de los anuncios de Airbnb ya incluyen el número de licencia, mientras que otras plataformas ya han alcanzado el 90%. “No hay ningún argumento para que no pueda ser el 100%, ha señalado el regidor de Empresa y Turismo.

AIRBNB, ENCANTADO

Airbnb, que hace unas semanas acusó a Colau de buscar el enfrentamiento en lugar de soluciones, también ha celebrado el cambio en las relaciones con el consistorio. “Hoy se ha producido un paso adelante en la colaboración de Airbnb y el Ayuntamiento de Barcelona para trabajar en favor del turismo sostenible, luchar contra los malos actores y proteger a las familias barcelonesas que comparten su hogar”, han explicado en un comunicado. Asimismo, han confirmado que en los próximos días empezarán a contactar a los usuarios afectados para retirar los anuncios.

La plataforma ha querido reforzar esta nueva etapa con un mensaje de colaboración: “Trabajando conjuntamente, Airbnb puede contribuir al desarrollo del turismo sostenible en la ciudad y asegurar que muchos barceloneses puedan beneficiarse de este fenómeno - en lugar de sólo una minoría”. Según la compañía, un anfitrión barcelonés obtuvo 5.500 euros por compartir su casa una media de 70 noches el año pasado. La actividad de Airbnb en Barcelona tuvo un impacto económico de 1.000 millones de euros en 2016.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.