En Barcelona hay múltiples espacios para hacer deporte: piscinas, pistas de pádel, campos de fútbol y, evidentemente, la playa. Además, es pionera en abrir equipaciones deportivas para que los ciudadanos puedan elegir la mejor opción para hacer ejercicio físico. El último caso, la compañía Nike, en colaboración con el Ayuntamiento, ha instalado una zona de entrenamiento al aire libre en el espigón del Gas del paseo marítimo de la ciudad.

En todos los distritos de Barcelona existe un amplio abanico de ofertas: desde uno de los distritos más conflictivos como Ciutat Vella hasta uno de los más prestigiosos como Sarrià-Sant Gervasi. Y en la gran mayoría, el DiR ha dejado huella.

La cadena de gimnasios catalana, dirigida por Ramon Canela, cuenta con 23 establecimientos repartidos por la ciudad, además de otros centros de yoga, box y espacios de alta intensidad. Ocho de ellos los tiene por debajo de la Diagonal, abarcando de esta forma los distritos de Ciutat Vella, Eixample y Sant Martí. Por encima de la avenida, la compañía suma otros nueve, la gran mayoría en la zona de Sarrià-Sant Gervasi.

PRECIOS

Ofertas, descuentos y promociones son las palabras estrella para este tipo de negocios, al igual que las autoescuelas. Y el DiR, no es menos. “El mejor Fitness con precios a tu medida” es su eslogan para captar nuevos clientes, pero a la hora de la verdad, los usuarios acaban pagando cuotas con precios desorbitados.

La trampa es fácil, y eficiente. La empresa rebaja el precio a los nuevos clientes, llamando de esta manera la atención a las personas que quieren entrar en el mundo fitness. En conversación con Metrópoli Abierta, desde el centro que tienen en Tres Torres aseguran que los seis primeros meses el coste de la cuota es de 43 euros, mientras que si el usuario prefiere pagar los 12 meses de golpe, el tributo es de 420 euros. Extras a parte.

COMPETENCIA

Claror, Duet Fit, Esportiu Rocafort y Anytime son otras ofertas que se pueden encontrar en la ciudad. Y la tarifa de los centros es mucho más económica. Un claro ejemplo de centro deportivo en la ciudad es el Claror. El club, que cuenta con cinco locales en concesión y cuatro más en prestación de servicio, ofrece a los clientes tarifas por debajo de los 40 euros, además de las múltiples ofertas de descuentos que da a los jóvenes, los jubilados y las familias numerosas.

Duet Fit y Anytime Fitness son otro concepto de gimnasio. Fresco, rápido y dinámico. Las compañías están apostando fuerte por ciudades como Barcelona, donde la gente apenas tiene tiempo de combinarse los horarios laborales con los de ocio. Las tarifas de ambas empresas también son otro concepto, ya que en verano, la cuota no supera los 20 euros. Una maravilla para muchos, sabiendo que en la gran mayoría de gimnasios la oferta es muy parecida; salvo los más exclusivos. Todas estas cadenas compiten directamente con el DiR, la marca insignia de gimnasios de Barcelona.

Después hay los centros más familiares, más cercanos. Vita Liberté es uno de los gimnasios low cost más conocidos de la ciudad condal, sobre todo gracias a las diferentes promociones que podemos encontrar en temporada baja. Actualmente, el abono anual te permite disfrutar del primer mes por 9'95 euros y los once siguientes por 19'90 euros. No obstante, es importante tener en cuenta que el precio de las duchas y los entrenamientos personalizados te supondrán un sobrecoste a tu abono normal.