CaixaBank ha decidido adelantar un año su objetivo de reducir la red de oficinas de las que dispone, que pasará de las 4.219 que tenía en junio de 2019 a 3.640 en 2020, en lugar de en 2021, como estimaba la compañía inicialmente. De esta manera, prescindirá de 579 establecimientos.

Así lo ha indicado CaixaBank en una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en la que señala que esta mayor velocidad en la reducción de su red comercial atiende a su estrategia de ahorro de costes.

SALIDA VOLUNTARIA DE 2.000 PERSONAS

La entidad tiene como objetivo acelera la transformación de parte de su red hacia el formato store, concebido como centros de asesoramiento, de modo que prevé contar con 600 establecimientos de estas características el año que viene, un año antes de lo previsto, 195 más que las 405 oficinas store con que contaba a finales de junio.

En este sentido, CaixaBank prevé que el plan de bajas, que se ha saldado con la salida voluntaria de más de 2.000 personas hasta agosto, propicie un ahorro de costes anual de 200 millones a partir de 2020.

La entidad ya cobra a otras entidades financieras y a unas pocas grandes compañías por los depósitos que tiene. CaixaBank calcula que esta tasa podría aplicarse a unos 40.000 millones de euros en depósitos no operativos de clientes institucionales, el 67% de su volumen total de depósitos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.