Badi se echa para atrás en su expansión. La aplicación móvil para encontrar compañeros de piso ha cancelado su plan de abrir una oficina en Nueva York y centralizará sus operaciones en Barcelona. Lo hace después de evaluar el impacto de la crisis del coronavirus, que ha generado un agujero en la demanda de habitaciones para compartir piso. 

Lo ha explicado en una conferencia celebrada este lunes en el salón BizBarcelona el consejero delegado y fundador de Badi, Carlos Pierre. El joven ha afirmado se han reincorporado a la capital catalana los equipos que tenían en Berlín y Londres, ciudades en las que siguen ofreciendo sus servicios, como en Nueva York.

LA DEMANDA CAE A LA MITAD

Los ajustes llegan después de que la crisis haya alterado por completo el mercado de pisos compartidos. Mientras la aplicación ha registrado su "récord" de oferta en habitaciones, la demanda se ha reducido a la mitad. 

Pese a ello, Pierre ha expuesto que la pandemia del Covid-19 les ha servido para acelerar el plan de digitalización que ya tenían previsto, yendo más allá en el ofrecimiento de servicios de manera virtual, como la firma de contratos de alquiler.

Según el consejero delegado de Badi, el crecimiento del número de habitaciones se ha debido a que muchas personas se han planteado alquilar las que antes tenían vacías para obtener más ingresos. También lo ha provocado que pisos que se dedicaban a usos turísticos se han reconvertido al alquiler y han ido a parar a su aplicación móvil.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.