Tras una semana tensa para la ciudad de Barcelona, la GSMA, asociación de operadores móviles, se ha visto obligada a cancelar el congreso más importante de la industria, el Mobile World Congress. La crisis del coronavirus había desencadenado un alud de anulaciones por parte de las empresas más importantes del sector y finalmente su realización se ha hecho imposible. 

Esta noticia ha caído como un jarro de agua fría para la economía de Barcelona. La decisión que han tomado las administraciones implicadas, la junta del Mobile y la propia organizadora dejará importantes secuelas para la capital catalana. Según ha adelantado la agencia EFE ,10 sectores de la economía de Barcelona se verán profundamente afectados por la suspensión del MWC.

IMPACTO ECONÓMICO

Aunque muchos estén en contra de la celebración de este tipo de actos, el Mobile es muy importante para Barcelona. En la presentación de la edición de este año, la GSMA cifró en 492 millones de euros el impacto económico que el congreso iba a aportar a la ciudad y su área metropolitana en 2020. Al dejarse de celebrar el evento que debía arrancar el 24 de febrero, Barcelona perderá todo ese dinero con el que muchos ya contaban. 

A pesar de que John Hoffman, presidente de GSMA, haya confirmado la continuidad del congreso en la ciudad y su continuidad para 2021, Barcelona no recibirá los 110.000 asistentes previstos para estas fechas. Por su parte Fira de Barcelona perderá la feria que más ingresos le aporta.

HOTELEROS

La cancelación del Mobile World Congress supone una catástrofe para el sector hotelero de Barcelona. La semana de este congreso, desde 2006, es la que más ingresos aporta en todo el año, incluso situándose por encima de los meses de verano. 

Jordi Maestre, presidente del Gremio de Hoteles, calculó que en torno a un 20 % de esos 492 millones de euros eran los ingresos esperados por la hostelería, que tenía reservadas unas 28.000 habitaciones a un precio pactado con la agencia oficial del Mobile.

RESTAURACIÓN

La restauración es otro de los sectores a los que la cancelación del Mobile le supone pérdidas irreparables. Los 110.000 visitantes que pretendía acoger Barcelona ya no comerán o cenarán en los establecimientos gastronómicos de la ciudad. 

También se verá afectada GastroFira, la compañía que se encarga de la alimentación del recinto ferial de Gran Via de L'Hospitalet. En 2020 esta empresa sirvió unas 140 toneladas de comida en cuatro días y unos 175.000 menús. 

CONTRATACIONES TEMPORALES

Las contrataciones temporales que generaba el Mobile se dejarán de producir. Desde sus inicios, el congreso de telefonía móvil había ayudado a generar empleo y un gran volumen de contratación. 

A pesar de que el personal de montaje haya trabajado hasta última hora, la cancelación de la feria ha frustrado las contrataciones temporales de camareros, cocineros, chóferes, azafatos, limpiadores o personal de seguridad privada, entre otros perfiles.

OCIO Y FIESTA 

El ocio también sufrirá por la cancelación del evento, ya que las empresas suelen aprovechar los días del Mobile para organizar sus propios eventos corporativos, muchos de ellos nocturnos, en hoteles de primer nivel o en salas y discotecas de la ciudad. 

TAXIS Y VTC

Los días de Mobile eran días de fortuna para los taxistas y los VTC. La gran mayoría de los congresistas que acudían al recinto ferial para exponer los últimos avances del sector no se movían en transporte público, sino que lo hacían en vehículos de transporte con conductor. Este año no se verán tampoco las furgonetas negras que llenaban Barcelona transportando a los empresarios. 

COMERCIO DE LUJO

Las tiendas de la milla dorada de Barcelona también sufrirán importantes pérdidas a causa de la cancelación del Mobile. Durante los días en los que se llevaba a cabo la feria de tecnología móvil en la ciudad era habitual ver a los visitantes comprando artículos de las firmas más lujosas de paseo de Gràcia. Este era uno de los pasatiempos a los que más recurrían los congresistas y sus acompañantes durante las horas muertas entre presentación y presentación. 

AEROPUERTOS Y TRÁFICO AÉREO PRIVADO

Los asistentes al Mobile World Congress provenían de todas partes del mundo, por lo que la suspensión del evento dejará importantes pérdidas para el sector aéreo. Durante la semana del MWC crecía sustancialmente el tráfico en el aeropuerto de Barcelona, y a su vez las ventas en los establecimientos comerciales de las terminales. 

El año pasado el aeropuerto de El Prat operó un total de 351 vuelos privados durante la semana del congreso, un 95 % más que en una semana habitual del mes de febrero. El mayor evento de tecnología del mundo también obliga a activar una operativa especial en El Prat, y el año pasado las aerolíneas realizaron unos 113 vuelos extra y ofertaron 22.000 asientos adicionales.

REPUTACIÓN A NIVEL INTERNACIONAL

Aunque las pérdidas económicas sean las más notorias, hay otras que no se pueden cuantificar pero que afectan igual o más a la ciudad de Barcelona. El Mobile World Congress es el congreso de telefonía móvil más importante de todo el mundo, y que este se celebrase en la capital catalana suponía una visibilidad internacional impagable

Barcelona se convertía en una potencia mundial durante esos días y el congreso era un escaparate internacional que ofrecía una imagen increíble de la ciudad. Periodistas de todo el mundo acudían a cubrir el evento y proyectaban el nombre de la ciudad en miles de medios de comunicación. Es por eso que esta falta de visibilidad será una de las pérdidas más destructoras. 

OTROS SALONES, EN LA CUERDA FLOJA

La anulación del Mobile pone en jaque otros eventos que se celebran en paralelo al MWC y que reúnen también a miles de personas, como el 4YFN, el YoMo y un evento que une tecnología y diseño como el Xside, en colaboración con el Sónar.