Los meteorólogos habían anunciado que podía nevar este martes a partir de los 300 metros, pero la nieve se ha adelantado y este lunes ha empezado a caer en el Tibidabo. La cota de nieve en la provincia de Barcelona se ha situado entorno a los 200-300 metros de altitud.

La nieve ha empezado a caer a última hora de la tarde en el Tibidabo, donde ha cuajado, provocando imágenes de postal del parque de atracciones, cuya cuenta oficial de Twitter ha compartido varias fotografías del estado del suelo y las atracciones nevadas.

Poco antes de las ocho de la tarde ha empezado a caer la nieve, primero de una forma más moderada y luego más intensa, de manera que en una hora había cuajado una capa de 3 centímetros. 

Las bajas temperaturas, a las 21 horas el termómetro marcaba un grado bajo cero, han permitido que las precipitaciones se convirtieran en nieve a la altura de la montaña del Tibidabo.

La nevada se produce sólo cuatro días después de que el jueves nevara en algunos distritos de Barcelona, como Nou Barris o Sant Martí. La playa de la Barceloneta quedó cubierta por la nieve, dejando también una imagen que fue retratada por muchos barceloneses y compartida en las redes sociales.

Parque de atracciones del Tibidabo nevado / @parctibidabo
Parque de atracciones del Tibidabo nevado / @parctibidabo

PLAN DE EMERGENCIA

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado este lunes en fase de alerta el Plan de Emergencia Municipal por nieve y hielo ante la previsión meteorológica que indica que se pueden producir nevadas en cotas altas de la ciudad.

Según ha informado en un comunicado, los equipos de Ecología Urbana, Medio Ambiente y Servicios Urbanos están activados y preparados para actuar en caso de que sea necesario, para echar sal y retirar nieve.

Barcelona cuenta con 105 contenedores de sal, con 700 kilogramos de sal cada uno, repartidos por la ciudad desde el principio del inverno para el uso de vecinos y particulares, así como de 655 toneladas almacenadas para el uso de los profesionales municipales.

Además, Bombers de Barcelona y la Guardia Urbana también están preparados para activarse si fuera necesario reforzar el servicio.

El Ayuntamiento de Barcelona ha recomendado, en caso de que nieve, evitar el uso del coche -especialmente evitar circular por las carreteras que atraviesan la sierra de Collserola- y utilizar el Metro.