ARCHIVADO EN:

La economía solidaria continúa cogiendo impulso en Barcelona desde la llegada de Ada Colau a la alcaldía. La líder de los comunes en la capital catalana no ha dejado de hacer concesiones, en forma de adjudicaciones a dedo, a este tipo de actividad.

Buen ejemplo de ello son los 87.500 euros que el Ayuntamiento destinó a la Xarxa d'Economia Solidària de Catalunya, o las sumas de dinero que diversos colectivos han recibido en años anteriores.

Esta vez, la partida va más allá. Con una cuantía que sobrepasa los siete millones de euros, el monto va destinado a toda una cuna del cooperativismo en la ciudad: Can Batlló.

'COÒPOLIS'

El consistorio ha dado luz verde al proyecto ejecutivo de la nave 4 de Can Batlló, una iniciativa que bajo el nombre de Coòpolis acogerá espacios dedicados a la economía solidaria.

Para esta finalidad, y tras haber levantado la suspensión de la tramitación, el Ayuntamiento destinará una cuantía total que ascenderá hasta los 7.397.610,28 euros.

En la misma línea, el gobierno municipal ha aprobado definitivamente los convenios específicos que facilitan la cesión de instalaciones para llevar a cabo la actividad.

Naves en Can Batlló / DGM
Naves en Can Batlló / DGM

TRANSFORMACIÓN ECONÓMICA

El proyecto Coòpolis cuenta con estudios previos que datan de 2014, y que tienen la colaboración de Ciutat Invisible SCCL y A+4 SCCL. En ellos se recuerda que se trata de una iniciativa que "pretende impulsar, dar apoyo y asesoramiento a la creación de proyectos de economía social y solidaria, con voluntad de alcanzar una escala territorial de ámbito de ciudad".

Además, se destaca que es "un proyecto promovido por el vecindario", y que debe ser "el equipamiento desde donde impulsar la transformación económica del antiguo recinto industrial, centrado en lo local y protagonizado por los usuarios, trabajadores y vecindario".

En este sentido, la idea es que la posición en la que se encuentra la nave 4 ejerza de "eslabón" entre los equipamientos del recinto y el "frente de la Gran Via". El estudio insiste en la necesidad de disponer de un espacio "en permanente transformación".

DEMORA

La previsión inicial pasaba por que el equipamiento estuviera listo en 2019. Pese a ello, y debido a la demora, la iniciativa se habilitó en la nave 8 de forma temporal.

Respecto a la suspensión de la tramitación de la iniciativa que ahora se ha levantado, fuentes municipales apuntan que "se suspendió para estudiar mejoras energéticas y ambientales en el proyecto de construcción". En este sentido, aseguran que "se han incorporado cambios que reducen el consumo energético del edificio y, por tanto, lo hacen más sostenible".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.