ARCHIVADO EN:

La Torre del Fang lleva una década abandonada, totalmente deteriorada, llena de suciedad y grafitis. A estos problemas se sumó, el pasado marzo, la okupación, del edificio, de titularidad municipal. Tras años de inacción municipal, un incendio ha permitido este martes al gobierno de Ada Colau recuperar el edificio medieval (es un Bien de Interés Local), que forma parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad. La finca llevaba okupada desde el pasado invierno y no desde la primavera como ha dicho la regidora de Sant Andreu, Laia Ortiz.

La regidora ha subrayado que la orden judicial que se había iniciado para desalojar a los okupas había llegado hace pocos días y la intención era ejecutarla la próxima semana, aunque distintas fuentes esperaban poder vaciar la finca en febrero. Lo cierto es que el expediente para recuperar la finca se inició hace siete meses, en junio, pero no fue hasta noviembre que se comunicó a los okupas la notificación, afirmaron fuentes municipales hace unas semanas (ahora Ortiz dice que fue en octubre), cinco meses después de haber iniciado el expediente. Posteriormente a la notificación, se inició el proceso judicial para proceder al desalojo de la finca. 

SIETE PERSONAS, AL HOSPITAL

El fuego de este martes no es el primero que se produce. Los vecinos han informado a Metrópoli Abvierta que desde agosto se han producido otros incendios, aunque el de ahora ha sido el más fuerte de todos. El siniestro se ha saldado con diez personas atendidas, la mayoría por inhalación de humo. Uno también presentaba heridas en una pierna tras saltar desde una ventana.

Según las primeras hipótesis, el incendio se habría originado tras encender los okupas una hoguera para calentarse. La mayoría de los ocupantes han conseguido huir de las llamas y de la intensa humareda por su propio pie. Siete de los heridos, todos leves, han sido trasladados a centros hospitalarios.

MESA DE TRABAJO

Como denunció este medio en diciembre de 2017, la Torre del Fang, situada en el barrio de la Sagrera, está completamente abandonada. Lleva así alrededor de una década. El gobierno de Colau no ha hecho nada por esta finca durante los tres primeros años del mandato hasta que la cuestión fue llevada a la comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes del Ayuntamiento el pasado verano.

Los grupos municipales aprobaron a instancias del PDeCAT una propuesta para recuperar la finca. Uno de los acuerdos fue la creación de una mesa de trabajo con entidades, grupos municipales y gobierno municipal para definir los futuros usos de la Torre del Fang. La mesa se reunió a finales de año y tiene previsto volver a encontrarse el 22 de enero. El trabajo de la mesa se espera que esté listo en marzo, asegura Ortiz.

SALVADA DE LA PIQUETA

La Torre del Fang, una construcción hecha con arcilla, albergó los servicios de normalización lingüística y el centro de recursos pedagógicos y los archivos de Sant Martí, pero ahora lleva cerrada alrededor de 10 años. La torre se salvó de ser derribada por la construcción del túnel de AVE, durante los tiempos del alcalde Jordi Hereu, por la fuerte oposición vecinal y la presión política -especialmente de CiU-. Vecinos y partidos lograron que se paralizara el derribo y que se llevaran a cabo los cambios necesarios en la obra para conservar la finca.