El Ayuntamiento ha confirmado este sábado una noticia avanzada en exclusiva el pasado 6 de agosto por Metrópoli Abierta. Se trata del cambio de usos del Canòdrom de la Meridiana, que se convierte en "un ateneo de innovación digital y democrática". En menor o mayor medida, el proyecto no gusta a ninguno de los cinco grupos de la oposición que, en algunos casos, lo ven como un chiringuito de activismo político e ideológico próximo a Barcelona en Comú.  

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Se pone en marcha "una propuesta muy orientada a acabar convirtiendo el Canòdrom en una herramienta de financiación de los proyectos de los amigos habituales y los entornos ideológicos de los comunes y de la alcaldesa", dijo en septiembre el concejal de JuntsxCat, Jordi Martí. Para el concejal del PP, Óscar Ramírez, el Canòdrom es un "nuevo laboratorio ideológico de Colau y los comunes”.

Según el comunicado municipal, con este equipamiento se persigue un doble camino. Por un lado, "la consolidación de las políticas públicas de innovación democrática a través de la tecnología", y en segundo lugar, abrir el espacio al barrio del Congrés i Els Indians y a la ciudad.  

1,8 MILLONES EL VALOR ESTIMADO DEL CONTRATO 

El nuevo espacio también quiere facilitar el acceso a la educación, la formación y la capacitación al conjunto de los ciudadanos en torno a la ciencia, la tecnología y la sociedad desde una perspectiva crítica y democrática, y potenciar las redes de colaboración entre ateneos de innovación, centros de creación y laboratorios para desplegar programas compartidos de innovación y de alfabetización digital.

La gestión del edificio del Canòdrom correrá a cargo de la cooperativa Colectic. La entidad ha obtenido la máxima puntuación entre las cuatro candidaturas que se presentaron a la licitación. El concurso salió a licitación por dos años por un valor 908.621,12 euros y el contrato tiene un valor estimado de 1,8 millones de euros, IVA incluido, porque se puede prorrogar otros dos años más.

TECNOLOGÍA Y DEMOCRACIA EN LA PANDEMIA

Una de las primeras actividades relevantes que se pondrá en marcha en el Canòdrom es el DecidimFest, una conferencia internacional que acoge ponentes de renombre para reflexionar sobre la relación entre tecnología y democracia en tiempos de pandemia.   

El nuevo Canòdrom tendrá cinco ejes de trabajo: formación y capacitación digital y democrática; investigación en ciencia, tecnología y sociedad; ecosistemas de proyectos de tecnologías democráticas y cultura digital; participación e innovación democrática, y Canòdrom obert. El último quiere incrementar las actividades ciudadanas en el equipamiento y la plaza, que espera desde hace años una reivindicada reforma.​

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.