ARCHIVADO EN:

La gente joven se va de Trinitat Nova y eso preocupa al barrio. La falta de locales y actividades para personas de más de 16 años obliga a muchas de ellas a desplazarse a otras zonas de la ciudad, como la Prosperitat o les Roquetes, por motivos de trabajo, ocio o estudios. 

"Trinitat Nova continúa siendo un barrio dormitorio", explica muy a su pesar el presidente de la Asociación de Vecinos, Ramon Casas. Y es que aparte del CAP y del mercado —del que actualmente quedan pocas paradas— hay pocos equipamientos en este barrio de 7.261 habitantes.

¿ES UN PROBLEMA LA INSEGURIDAD?

Hace un año se inauguró el Casal de Barri Trinitat Nova, un equipamiento reclamado por los vecinos desde hace más de 38 años. Allá se organizan de vez en cuando actividades para los jóvenes de entre 12 y 18 años. 

Sergio López, encargado del servicio de información y administración del Casal, considera que el principal motivo por el que la gente joven se marcha del barrio es para encontrar trabajo. "En ningún caso es por temas de inseguridad", explica, y añade que existen muchos estereotipos sobre la conflictividad de Trinitat Nova que no son ciertos. 

Para Otger Cano, dinamizador comunitario, en el barrio quizá hay problemas de vivienda o de recursos pero no es un lugar peligroso. "Por la noche sí que hay zonas que están poco iluminadas y eso sí que puede transmitir inseguridad", afirma. Cano hace referencia a las zonas que están más a las afueras del barrio, cerca de Vallbona, así como a los patios interiores de acceso público que tienen algunos edificios. 

EL NUEVO INSTITUT ESCOLA

El presidente de la Asociación de Vecinos considera que para conseguir que los jóvenes no marchen del barrio hay dos soluciones. La primera, conseguir que se construyan más equipamientos, como puede ser un Casal de Joves o un polideportivo, y la segunda, apostar por la educación. 

A través del Pla de Barris, el Ayuntamiento de Barcelona y la Asociación de Vecinos acordaron potenciar la formación en el barrio. Mediante el Consorcio de Educación de Barcelona se trabajó parar impulsar el Institut Escola Trinitat Nova, un centro que toma el relevo de las escuelas de primaria Sant Jordi y Sant Josep Oriol y del Instituto de secundaria Roger de Flor. El centro empezó su actividad en el curso 2017/2018. 

"El barrio hasta ahora había tenido muy poca oferta y los jóvenes tenían la tendencia de ir a buscar los recursos fuera", explica Otger Cano. El principal objetivo del Institut Escola es ofrecer a Trinitat Nova una linea educativa desde los 0 hasta los 16 años para que los niños y los jóvenes no tengan que desplazarse. "A partir de aquí, si quieren hacer bachillerato tienen que irse fuera del barrio, aunque puede ser que más adelante se abra una línea de bachiller para ellos". 

Como novedad, este curso se ha instalado en Trinitat Nova el primer Instituto Tecnológico de Barcelona, que ofrece otra oportunidad a los jóvenes para formarse en el barrio, esta vez a través de ciclos formativos de formación profesional. 

NO TODO ES PARA LOS JÓVENES 

Ramon Casas tiene la esperanza de que con los pisos de protección oficial que está construyendo el Consistorio vengan familias más jóvenes al barrio. No obstante, en la zona también viven muchos adultos mayores que tienen sus demandas y una de ellas es eliminar las barreras arquitectónicas.

Por ejemplo, para acceder a la sede de la Asociación de Vecinos tienen que subir por unas escaleras en las que actualmente no hay barandillas. Casas explica que el consistorio ya tiene previsto poner las barandillas, así como arreglar y adecuar algunas calles del barrio para que sean más accesibles, por ejemplo, para las personas usuarias de silla de ruedas.