Este lunes empieza la demolición del Mercado de la Abacería de Barcelona, en el barrio de la Vila de Gràcia, obras que se alargarán hasta el verano y que darán paso a la reconstrucción del mismo. Del actual edificio sólo se conservará la estructura metálica del edificio, que está catalogada patrimonialmente.

Los operarios empezarán este lunes a retirar los residuos especiales y la maquinaria de climatización. También se encargarán del vaciado y desmantelamiento del interior del mercado, incluidas las paradas, y la retirada de la cubierta. Una vez hayan acabado esta fase, empezarán a derribar los elementos altos, techos y paredes, y el pavimento y solera de todo el solar.

NUEVO MERCADO

Mientras se procede al derribo del mercado, los paradistas se han trasladado a una carpa provisional en el paseo de Sant Joan, donde siguen atendiendo a la clientela, aunque provocando molestias a los vecinos de la zona. La Abacería definitiva se empezará a construir a principios de 2020 y una vez acaba ofrecerá una superficie de más de 3.500 metros cuadrados, distribuidas en dos plantas y un subterráneo, en el que se instalarán nuevos comercios, como un espacio de economía cooperativa y un autoservicio.

Tras la remodelación del mercado de la Llibertat, que se reinauguró con éxito en 2009, ahora le toca a la Abacería un lavado de cara, que le permita seguir compitiendo con las grandes superficies, tras atender a los vecinos de Gràcia desde el siglo XIX siendo un referente en el barrio.