El edificio de la calle de las Tàpies, donde se ubicará la nueva comisaría de la Guardia Urbana / GOOGLE MAPS
El edificio de la calle de las Tàpies, donde se ubicará la nueva comisaría de la Guardia Urbana / GOOGLE MAPS

La nueva comisaría de la Guardia Urbana de Ciutat Vella costará 1,2 millones de euros

La reforma se prolongará durante ocho meses y el equipamiento debería estar listo en 2022

Guardar
Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 26/01/2022 13:22 h.

Las obras de reforma de la nueva comisaría de la Guardia Urbana de Ciutat Vella costarán en torno a los 1,2 millones, IVA incluido. El Ayuntamiento de Barcelona ha licitado el 24 de enero los trabajos de remodelación por 1.248.908,80 euros. La duración del contrato es por ocho meses [ver aquí la licitación]. El proyecto de obras ha sido aprobado por la comisión de gobierno del 20 de enero [ver aquí, punto 15].

El edificio en el que se ubicará la nueva comisaría se encuentra en la calle de las Tàpies, 4. El cambio se debe a que el actual equipamiento policial de la Rambla se encuentra saturado. El inmueble de la calle de las Tàpies es propiedad del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y antaño fue oficinas del Consell Comarcal del Barcelonès. La finca ha sido cedida al Ayuntamiento de Barcelona a razón de 243.600 euros anuales en concepto de canon durante 15 años. El contrato se puede prorrogar por otros 10 años más como máximo.

EDIFICIO DE LA RAMBLA COLAPSADO

Tanto Jordi Rodríguez Lima, del sindicato SAPOL, como Benito Grande, de UGT dicen que la comisaría de la Rambla 43 se ha quedado "colapsada". Rodríguez Lima recuerda que está "en el interior de una antigua iglesia y que el claustro está protegido y no se puede tocar. El edificio no da para más". Al edificio de la calle de las Tàpies se trasladarán todos los agentes de Ciutat Vella, unos 500, aunque el actual cuartel de la Rambla seguirá abierto.

Acceso al cuartel de la Guardia Urbana en la Rambla / SAPOL
Acceso al cuartel de la Guardia Urbana en la Rambla / SAPOL

Muy posiblemente se trasladará también a la comisaría de la Rambla alguna unidad policial que actualmente está en la Zona Franca. En la visita que hicieron los sindicatos el pasado junio se descartaba que fuera la UREP (Unidad de Refuerzo de Emergencias y Proximidad). También se plantea que en el edificio sigan operativos un servicio de atención a la ciudadanía, cárceles y galería de tiro, según la información facilitada por UGT.

La previsión es que las obras del nuevo edificio se prolonguen durante ocho meses. La licitación indica que se pueden presentar ofertas hasta el 14 de febrero. Según Rodríguez Lima, el objetivo es que el inmueble esté listo en 2022, pero a tenor de la duración de las trabajos, si se cumple el calendario, será más hacia finales de año. Una fecha que se ha se puesto la mesa es octubre de 2022. Grande añade que actualmente la primera planta ya se utiliza para hacer formación a los agentes. 

DOS PLANTAS PARA VESTIDORES Y MOSTRADOR BLINDADO

El informe justificativo para adaptar el edificio de la calle de las Tàpies como comisaría detalla que se trata de una finca que consta de un subterráneo más la planta de calle y otras cinco. La reforma será integral y prevé la renovación de la climatización y la ventilación del edificio. También se tienen que adecuar dos plantas para vestidores con baños y duchas y construir un mostrador blindado en los accesos del equipamiento policial, un armero y una zona de detenidos, entre otros servicios.

El portavoz del sindicato CSIF, Eugenio Zambrano, opina que el edificio escogido no es el idóneo y cita como uno de los problemas el aparcamiento de los vehículos policiales y de los propios agentes. Zambrano recuerda que ellos propusieronconstruir una nueva comisaría en los terrenos de los antiguos juzgados del paseo de Sant Joan, junto a la Ciutadella pero se descartó. "Se gastarán un dinero importante y no será un espacio que reunirá todas las condiciones necesarias para una infraestructura policial. Es un pegote". Una posibilidad de aparcamiento es que sigan utilizando las instalaciones de la Rambla, pero Zambrano opina que habrá agentes que tendrán que estacionar en aparcamientos públicos, con los problemas económicos y de seguridad que eso comporta.      

Agentes de la Guardia Urbana informando de la entrada en vigor del toque de queda en Nochebuena - Kike Rincon/Europa Press
Agentes de la Guardia Urbana en el Born en Nochebuena - EUROPA PRESS - KIKE RINCÓN 

La Guardia Urbana también tiene previsto construir otras dos comisarías en Barcelona, concretamente en Sarria-Sant Gervasi y Sant Andreu. El cuartel de Sarrià-Sant Gervasi se levantará en la avenida de J.V. Foix 103-109, mientras que el de Sant Andreu se hace en la calle del Potosí 1-3, aunque según el Ayuntamiento los trabajos no se han iniciado. La Guardia Urbana también tiene previsto destinar un edificio para la formación policial en el Poblenou. 

150 NUEVAS PLAZAS DE GUARDIA URBANA EN 2022

La Guardia Urbana incorporará este año 260 nuevos agentes. La mayoría de los agentes se encuentran actualmente haciendo el curso de policía en la escuela de Mollet. Paralelamente, el Ayuntamiento tiene previsto convocar en 2022 otras 150 plazas para llegar a unos 3.500 personas en la plantilla de la policía local. A principios de mandato, Jaume Collboni prometió la incorporación de 1.000 nuevos agentes. Desde el sindicato CSIF, Zambrano critica que más de un centenar de las plazas de las 150 que se abrirán serán de reposición, es decir para cubrir bajas de jubilación.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.