"En el Born nunca ha habido manteros", afirma la presidenta de la Asociación de Comerciantes del Born, Marga Domingo. Sin embargo, ha sido retirar mesas y sillas de distintos establecimientos por, presuntamente, por vulnerar la normativa y en los espacios que han quedado libres en la vía pública se han instalado manteros, afirman algunos comerciantes. "No podemos decir que se haya llenado de vendedores irregulares. Solo hay algunos, pero no queremos que en el Born pase lo mismo que en el paseo de Joan de Borbó", avisa Domingo.

El Grupo Sagardi es uno de los negocios en los que el Ayuntamiento ha obligado a sacar mesas y sillas, concretamente del restaurante que tienen en la plaza de Jacint Reventós con la calle de la Argenteria. El director de márketing del Grupo Sagardi, Juan Carlos Arriaga, explica que este jueves la Guàrdia Urbana se presentó y les obligó a retirar varias mesas y sillas.

INTERPRETACIÓN RADICAL DE LA NORMA

"Supuestamente es por vulnerar la normativa aprobada en junio, pero están haciendo una interpretación muy radical de la ordenanza. Presentamos un recurso contra la decisión, pero han hecho caso omiso". Arriaga estima que entre Argenteria y la plaza de Santa Maria del Mar se han quitado mesas de nueve o 10 locales.

Fuentes municipales reconocen el operativo policial llevado a cabo este jueves. Aseguran que el mobiliario se ha retirado en establecimientos sin licencia y en bares o restaurantes que tenía más mesas o sillas de las autorizadas. Las mismas fuentes no han sabido precisar en cuántos negocios se actuó.

MATERIAL INTERVENIDO

Este viernes por la tarde, Metrópoli Abierta ha comprobado si en el Born había manteros y solo ha visto uno, frente al restaurante Sagardi de Argenteria, un espacio en el que anteriormente no había ninguna terraza. A los pocos minutos de que este medio preguntara por la presencia de manteros en el Born al Ayuntamiento, han aparecido cuatro agentes de paisano de la Guàrdia Urbana y han requisado al vededor los pañuelos que vendía. "Llevas todo el día aquí", le han dicho.

El pasado 5 de diciembre, la presidenta de los comerciantes del Born alertó, en el acto de entrega de los premios que esta asociación organiza anualmente, alertó de "graves síntomas de degradación" en la zona. Concretamente, Domingo citó "problemas de seguridad, suiciedad y alumbrado". Según los comerciantes, no encuentran ni la sensibilida ni la actitud adecuda para arreglar la situación, en clara referencia a que el Ayuntamiento de Barcelona, y más concretamente la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, no está por la labor.