Varias asociaciones de los barrios del Raval y del Gòtic han hecho público un manifiesto para exigir una mayor implicación de las administraciones en la lucha contra los narcopisos. Vecinos de ambos barrios han convocado una manifestación para el próximo día 11 para protestar por la presencia de traficantes de drogas en sus calles.

En el manifiesto, firmado por asociaciones como el Grup d'afectats pel narcotràfic al Gòtic, la Associación de Veins del Gòtic, la Associación de Veins Illa RPR, Acciò Raval, Ressistim al Gòtic, y las Asociacions de Famílies d'Alumnes de las escuelas Àngel Baixeras, Sant Felip Neri, Drassanes y Cervantes, se pide “la acción inmediata y diaria (control e inteligencia policiales, intervención y clausura de los locales de tráfico y venta de drogas y sanciones a los propietarios de pisos y locales vacíos en desuso) a fin de impedir la desaparición de la vida vecinal en la zona”.

Los grupos vecinales consideran que el aumento del tráfico de drogas en algunas zonas del barrio Gòtic, detectado desde el pasado mes de noviembre, evidencia que la existencia de pisos vacíos “es un terreno abonado para el uso y abuso de traficantes de droga dedicados al narcotráfico por medio de los narcopisos”. Además, acusan a los propietarios de estos narcopisos, entre los que incluyen a particulares, empresas, organizaciones no gubernamentales y el propio Ayuntamiento de Barcelona, de hacer la vista gorda ante estos grupos.

MANIFESTACIÓN

Para protestar por todo eso, las asociaciones vecinales han convocado para el próximo miércoles día 11, a partir de las 17:00, una concentración en la plaza Traginers. Se manifestarán para exigir una respuesta inmediata de las administraciones para acabar con la sensación de inseguridad que se vive en el barrio, el aumento de los robos a los vecinos y en los comercios, la peleas entre los consumidores de drogas y el deterioro que eso produce en el débil tejido social del barrio.

También se quejan de lo que consideran pasividad del Ayuntamiento en estos casos y consideran que “es imprescindible que el Ayuntamiento de Barcelona acepte el problema y su realidad y haga lo necesario para que estas bandas criminales dejen de disfrutar de una impunidad que le beneficia y mucho”.