ARCHIVADO EN:

La situación crítica que están viviendo los vecinos de la calle Riera Baixa, en el distrito de Ciutat Vella está a un paso de estallar. Tras advertir de diversas maneras a los responsables del distrito de que los vecinos tienen miedo por la situación que llevan tiempo viviendo en la esquina con la calle Hospital, han tomado la decisión de pasar a la acción.

La indignación ha crecido en la última asamblea llevada a cabo por los vecinos. Sobre todo tras escuchar a la propia regidora del distrito, Gala Pin, que acudió a la cita. Básicamente, según expresa uno de los asistentes a la reunión, “la regidora vino a decirnos que teníamos que aguantar, que ellos no pueden hacer nada. Y, por supuesto, nada de aumentar la vigilancia en la zona, ni una pareja de guardias urbanos las 24 horas hasta que se soluciones el asunto, ni siquiera más presencia policial, que seguirá siendo como hasta ahora, ni nada de nada. Argumentó que era un tema de la Generalitat y que esta no iba a hacer nada”.

CORTES DE TRÁFICO

El malestar de los vecinos ha aumentado por la sensación de abandono que sienten. “En otras zonas de la ciudad se ve vigilancia policial a cualquier hora, pero aquí, en la que es probablemente la esquina más problemática de Barcelona, apenas pasan y se van. Así no se soluciona el problema”.

Por eso, los vecinos han decidido llevar a cabo acciones más contundentes para exigir una solución inmediata a un problema que llevan demasiado tiempo denunciando sin que el Ayuntamiento les haya ofrecido una solución definitiva. Su primera acción será cortar el tráfico rodado en la calle Hospital de manera regular hasta que reciban confirmación desde el consistorio de que se van a adoptar las medidas necesarias para acabar con la situación.

La medida, que ya estaba en la agenda de los vecinos desde hace tiempo, pero que habían aplazado hasta recibir una respuesta de los responsables del distrito, se pondrá en marcha en los próximos días, aunque la fecha concreta de inicio aún está por decidir.

MIEDO

No son pocos los vecinos de la zona que aseguran que tienen miedo incluso de salir de casa. “Hay vecinos que antes de salir a la calle miran por la ventana para ver cuánta gente hay en la esquina. Y según como este, no se atreven a salir a la calle. Y eso no se puede permitir. Exigimos una solución inmediata”, afirman desde la asociación Acció Riera Baixa.

La esquina de Riera Baixa con Hospital lleva tiempo convertida en un centro de reunión de jóvenes, y no tan jóvenes, que, según denuncian los vecinos, se dedican al menudeo de drogas que guardan en uno de los locales cercanos. Las peleas entre ellos, los insultos a los transeúntes, los robos o las amenazas son frecuentes y el ambiente ha degenerado de manera considerable en los últimos meses.