ARCHIVADO EN:

Los establecimientos históricos, centenarios o casi, no parecen tener lugar a Barcelona. En los últimos meses han echado el cierre del Bracafé de la calle de Casp, el restaurante Pitarra del Gòtic y la Tintorería Barcelonesa del Poblenou. A estos locales se suma ahora el restaurante Cosmos de la Rambla. 

Abierto en 1927, el Cosmos ha sido testigo excepcional de la transformación que ha experimentado la Rambla el último siglo, especialmente desde los Juegos Olímpicos. El conocido bar de la Rambla fue de los primeros en tener butacas y taburetes clavados en el suelo.

LA SEXTA FLOTA

Habitual de noctámbulos, prostitutas y marines de la Sexta Flota, en los años 50 era escenario de peleas entre clientes ebrios, entre ellos los marines. Las sillas volaban. Clavarlas en el suelo fue una manera de contener el problema.

La remodelación del edificio en el que está el Cosmos, el número 34 del popular paseo, pone fin a 92 años de vida. La finca del Cosmos será totalmente reformada, también los pisos de las plantas superiores. Todavía no se sabe que actividad ocupará el Cosmos, pero probablemente se destinará al turismo.

MENOS EMPLEADOS

Desde 1988, al frente del Cosmos había una sociedad anónima laboral con una decena de socios. El establecimiento llegó a a tener 60 empleados. Con los años, el negocio había ido a menos y ahora quedaban 16 trabajadores.