De polémica en polémica. Así es como entiende la gestión política el polémico regidor de Emergencia Climática y Transición Ecológica del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, desde que los comunes se alzaron con el poder en la capital catalana.

En esta ocasión, el también regidor de distrito de Gràcia, un hombre de fuertes convicciones ecologistas (o eso dice él), ha bloqueado en Twitter a una cuenta en esta red social muy crítica con su gestión al frente de su área en el consistorio barcelonés.

FALTA DE TRANSPARENCIA

Lo más interesante de todo es que el perfil en cuestión es Airenet. Representa a 20 asociaciones de vecinos de Barcelona, Sant Adrià de Besòs y Badalona y "lucha contra la contaminación en las zonas alrededor del Fòrum." Es decir, no es una asociación a favor del vehículo privado. Debería ser cercana a sus postulados, pero no es el caso.

"Al regidor Eloi Badia no le gusta lo que decimos en Twitter ni que veamos lo que él publica. Por eso, nos ha bloqueado. ¿No debe un cargo público ser transparente ante la ciudadanía y atender sus inquietudes, aunque no le gusten, Ada Colau?", asegura un post reciente de @airenet2.

NI OLVIDAN NI PERDONAN

Toda esta polémica surge a raíz de una promesa incumplida del Gobierno municipal, que lidera Ada Colau desde hace más de cinco años, de dejar de llevar residuos a la planta del Fòrum a finales del mandato anterior. La cuestión de fondo es que vecinos y ecologistas denunciaron en 2018 que seguía funcionando a pleno rendimiento.

Tuit Aire net 20.11
Polémico tuit de esta semana de Aire Net en Twitter / @airenet2

Esta incinderadora está gestionada por Tersa, una empresa municipal de eliminación de residuos urbanos. La compañía municipal está en manos de Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) en un 59% y del AMB.

Eloi Badia es el presidente de Tersa, el mismo que incumplió otra promesa ante los vecinos de esta zona del AMB. Ahora estos ciudadanos están cabreados con él. Y así lo expresan libremente en las redes sociales. La respuesta de una de las manos derechas de la alcaldesa de Barcelona está clara: bloquearles en Twitter. La disidencia no gusta a los comunes, aunque sean ecologistas.    

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.