No todo es oro lo que reluce, ni todas las colaboraciones entre marcas e influencers funcionan a la perfección. La creadora de contenido Aretha Fusté ha querido visibilizarlo a través de su perfil de Instagram tras llevarse una tremenda decepción con la aplicación 21 Buttons. 

La red social de moda, pensada para etiquetar outfits y comprar la ropa de los instagramers que más nos inspiran, lanzó hace unos meses una iniciativa de la mano de las influencers más reputadas. Esta propuesta era la de realizar cajas mensuales –con productos escogidos por ellas mismas– por el módico precio de 50 euros. Algunas como Laura Escanes, Rocío Camacho o la misma Aretha han conseguido que miles de personas se suscriban a sus envíos en los que incluyen los productos que más les gustan. 

LA DESILUSIÓN DE ARETHA

Todo iba bien hasta que ayer la influencer que impulsó una megacampaña para los incendios de Australia comenzó a recibir mensajes de sus seguidoras decepcionadas con uno de los productos de la caja. Resulta que Aretha había propuesto unas botas y a muchas personas les llegaron otras, y de otra marca. 

Ante el alud de mensajes y fotografías que recibió la joven que vive en Australia, decidió "tomar cartas en el asunto" y mostrar la realidad a través de sus redes sociales como siempre lo ha hecho.

"Siempre he sido muy sincera con vosotros y hago estos stories porque creo que lo tengo que hacer, es mi responsabilidad, lo que nace de mí. Nunca os he engañado y esta no va a ser la primera vez", así iniciaba su discurso Aretha. "Es en relación a las cajas de 21 Buttons de este mes. Desde ayer he recibido emails, comentarios y mensajes directos informándome de que algunas de vosotras habéis recibido unas botas que no son las que decían que tenían que llegar", argumentaba la influencer. 

"ESTOY ALUCINANDO"

La joven seguía sus declaraciones asegurando que no tenía constancia de este fallo: "Sinceramente, he sido la primera sorprendida. Estoy alucinando. Tengo que decir que, no es que esté como vosotras porque yo no soy la persona que ha recibido la caja, y entiendo la desilusión, pero no entiendo absolutamente nada".

Aretha finalizaba su speech prometiendo a su comunidad de fans que iba a tomar cartas en el asunto para arreglar el monumental fallo que había tenido la aplicación: "Deciros que en mi mano está el que esté pidiendo explicaciones. Acabo de alucinar y no es que no sepa como gestionarlo, porque si que sé como hacerlo. Voy a pedir explicaciones, os voy a informar de lo que ha pasado y os voy a contar la realidad de lo que me cuenten porque hasta el final no voy a parar. Básicamente tomaré cartas en el asunto y esto llegará a su fin, lógicamente". 

UNA INFLUENCER REAL

La influencer es una de las grandes defensoras de la publicidad real en Instagram. Tan solo colabora con las marcas en las que cree a pies juntillas, por eso ha argumentado que este fallo no tenía nada que ver con su política de actuación: "Nunca he tenido la intención de colaborar con marcas que no me gustan. Nunca he tenido la intención de enseñaros algo que no me gusta, siempre os he enseñado cosas reales. Por lo que no os va a llegar una caja mía de nuevo con una mentira, ni un producto que no es el que tiene que ser. 

Aunque Aretha ha querido pedir perdón como "responsable" de las cajas y los productos que van en su interior, ha asegurado que seguirá informando para ver que solución se puede ofrecer a las personas que recibieron mal el pedido. Por su parte, 21 Buttons todavía no se ha pronunciado al respecto.