ARCHIVADO EN:

Robert de Niro se encuentra en uno de sus mejores momentos financieros. El actor y empresario le ha echado el ojo a Barcelona y ha decidido abrir un hotel en la ciudad condal. A través de su cadena Nobu Hospitality y en colaboración con el grupo hotelero español Selenta Group ha querido apostar por un nuevo emplazamiento para sus hoteles de lujo. 

GUERRA JUDICIAL

Pero no todo es así de prometedor en la vida de la estrella, de Niro se encuentra inmerso en una guerra judicial contra una exempleada. La compañía del actor estadounidense, Canal Productions, ha presentado una demanda de 6 millones de dólares contra su antigua asistente personal. En esta se le acusa de malversar el dinero de la empresa y de ver series de Netflix en sus horas de trabajo. 

La compañía de Robert de Niro también acusa a Chase Robinson de gastar elevadísimas sumas de dinero en hoteles y restaurantes y usar millas de viajero frecuente del actor en sus viajes temporales. La exempleada empezó a trabajar en la empresa como asistente personal del actor en 2008, tras un tiempo en la empresa fue ascendida a vicepresidenta de producción y finanzas y gracias a su ascenso se le subió el sueldo a 300.000 dólares. Pese a las inmejorables condiciones Chase renunció y se marchó de la empresa pidiendo que Robert de Niro firmase una carta de recomendación escrita por ella misma. 

GASTAR MILES DE DÓLARES Y VER NETFLIX

Tras el inminente despido y las exigencias, de Niro decidió investigar y descubrió todo lo que había gastado su antigua empleada. La demanda interpuesta desde hace pocos días alega que en Nueva York Robinson gastó 12.696 dólares para pagar la comida de un restaurante durante dos años, 8.923 dólares en los comercios Dean and Deluca y Whole Foods y 32.000 dólares en taxis, entre otros servicios. Aunque lo más sorprendente de la reclamación es que la mujer vio 85 capítulos de Friends en sus horas de trabajo.