ARCHIVADO EN:

El capitán barcelonista Leo Messi organizó este lunes en su domicilio una comida con la idea de hacer piña en esta recta final de la temporada, en la que los azulgrana se juegan su futuro en LaLiga.

Al asado, según una información que publica el diario Marca, asistieron la totalidad de miembros de la plantilla, acompañados por sus respectivas parejas.

TODA LA PLANTILLA DEL BARÇA

De esta manera Messi, como capitán del equipo, ha hecho visible su compromiso con el equipo, a pocos días de la disputa del trascendental encuentro ante el Atlético de Madrid del próximo sábado, en el que el cuadro catalán se juega sus opciones en el campeonato.

La comida tuvo lugar en el jardín de la casa de Messi y la misma constó de un asado argentino, un menú que no es la primera vez que comparten los futbolistas del Barça y que incluso han degustado alguna vez en las instalaciones de la Masia azulgrana.

“COMPROMISO” DE MESSI

Los jugadores se desplazaron al domicilio de Messi después del entrenamiento de este lunes y un día después de que el Barcelona se impusiera en Mestalla (2-3), después del mal sabor de boca que les dejó la derrota en casa ante el Granada (1-2) y que impidió a los de Ronald Koeman auparse al liderato en solitario.

La última reunión gastronómica del equipo, al menos conocida, se produjo en enero de 2020, pocos días después de la llegada de Quique Setién y a instancias del entrenador. En clave azulgrana​ se interpreta la reunión como una señal de compromiso del astro argentino, en un momento en el que el Barcelona se lo juega todo.

RESTRICCIONES EN CATALUÑA

Sin embargo, aunque la comida organizada se celebró al aire libre en el jardín de su casa y con mesas separadas, se incumplieron los protocolos de la Liga. Según avanza el ABC, una fuente de la patronal ha asegurado que la Liga abrirá un expediente disciplinario al club.

Además, según la normativa anticovid de la Generalitat, en el encuentro eran más de seis personas y se considera una “infracción grave” porque pone en riesgo de contagio a un grupo de entre 15 y 20 individuos.

“Las reuniones y/o encuentros familiares y de carácter social, tanto en el ámbito público como privado, se permiten siempre que no se supere el número máximo de seis personas, salvo que se trate de convivientes. Sin embargo, las reuniones y/o encuentros familiares y de carácter social que tengan lugar en espacios cerrados, incluyendo los domicilios, se recomienda que se restrinjan tanto como sea posible y que se limiten a visitas a personas con dependencia o en situación de vulnerabilidad y que sean siempre de la misma burbuja de convivencia”, recoge la información del Procicat​.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.