Entre la espada y la pared. Así se encuentran Andrea Belver, Julieta Padrós y Ares Aixalà, tres reconocidas influencers barcelonesas que, supuestamente, habrían acudido a la fiesta clandestina celebrada este sábado 16 de enero en el restaurante Cachitos. Las cuentas de Instagram @bellezafalsa y @mundoinflus han desatado la polémica al publicar pruebas concluyentes sobre el suceso. 

Este fin de semana salió a la luz la intervención policial de la Guardia Urbana en el restaurante situado en el número 33 de la Rambla de Catalunya. Los agentes desalojaron el local y denunciaron a los 67 asistentes que incumplían las medidas sanitarias: no respetaban la distancia de seguridad y tampoco llevaban mascarilla. Entre ellos, supuestamente, se encontraban creadoras de contenido con más de 100.000 seguidores en las redes sociales, cada una. 

Fachada del restaurante Cachitos de la Rambla de Catalunya de Barcelona / GOOGLE MAPS
Fachada del restaurante Cachitos de la Rambla de Catalunya de Barcelona / GOOGLE MAPS

CAZADAS IN FRAGANTI

Un equipo de reporteros de Mediaset logró captar las imágenes en las que se ve como Ares Aixalà –hija del fallecido realizador de cine y televisión Josep Miquel Aixalà– y su novio, caminaban por la Rambla de Catalunya al salir del restaurante. También grabaron a Julieta Padrós, otra prescriptora con 141.000 seguidores en Instagram, saliendo del local una vez había sido desalojado. Ambas influencers pertenecen al mismo círculo social, por lo que a la fiesta también podrían haber acudido más instagramers de Barcelona. 

Por su parte, Andrea Belver, una de las influencers más reputadas de Barcelona –imagen de marcas como Brownie, Noon, Superga o Aurevoir Cinderella; exconcursante del programa Top Photo y instagramer con más de 411.000 seguidores–, celebró su cumpleaños en el otro restaurante que Cachitos tiene en la capital catalana. La joven reunió a sus más allegados en el local situado en la avenida Diagonal, lo publicó en sus redes sociales y después lo eliminó, para no dejar pruebas de ello.

Capturas de pantalla de las acusaciones que vinculan a Ares Aixalà y Julieta Padrós en la fiesta clandestina / INSTAGRAM
Capturas de pantalla de las acusaciones que vinculan a Ares Aixalà y Julieta Padrós en la fiesta clandestina / INSTAGRAM

 

INCUMPLIMIENTO DE LAS RESTRICCIONES

A pesar de que las restricciones de la pandemia impiden a la hostelería abrir por la noche, sus seguidores aseguran que la joven instagramer habría celebrado su 23 cumpleaños por la noche en el restaurante. Por lo que se ve en las imágenes capturadas por BMagazine, habrían asistido más de 10 comensales, a pesar de que las limitaciones impiden ser más de cuatro por mesa y las reuniones de más de seis personas. Según indican los usuarios de la red social que han denunciado el comportamiento de las prescriptoras, Belver habría cenado con sus amistades en el local de Diagonal y más tarde habrían ido al de Rambla de Catalunya, donde se celebraba la fiesta clandestina. 

Ninguna de las tres influencers ha respondido ante las acusaciones. Algunos usuarios de Instagram aseguran que, incluso, habrían borrado comentarios de sus fotografías en los que se las vinculaban con el suceso ilegal. 

CACHITOS, UNO DE LOS LOCALES QUE PASAN DE LA LEY

En cuanto a Cachitos, del grupo Costa Este – liderado por los reyes de la noche barcelonesa, los hermanos Bordas–, ya ha sido señalado en diversas ocasiones como uno de los establecimientos de la ciudad que se saltan las restricciones. Acogen mucho más público del permitido, según han explicado algunos asistentes a Metrópoli Abierta, y algunos días su ambiente ha sido muy similar al de una fiesta: los clientes bailan y se desplazan sin mascarilla ni distancia de seguridad. 

Las fotografías del cumpleaños de Andrea Belver que la 'influencer' se ha apresurado a eliminar / REDES SOCIALES
Instastories del cumpleaños de Andrea Belver en el restaurante Cachitos / INSTAGRAM

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.