Duro revés para Xavier Trias. Demòcrates de Barcelona, la escisión independentista de Unió nacida en 2015, ha decidido en una consulta interna separarse del PDeCAT; debilitando el primer partido de la oposición, que contaba hasta ahora con 10 regidores.

De esta manera, su concejal en Barcelona y regidor presidente del distrito de Gràcia, Gerard Ardanuy, pasa a ser edil no adscrito hasta celebrar unas primarias que elijan al candidato del partido para las futuras municipales.

El 'sí' a la ruptura del grupo ha obtenido el 92,66% de votos, frente al 7,34% del 'no', en una consulta en la que han votado el 45,4% de los 571 miembros inscritos en la ciudad. "Es una consecuencia lógica de un proyecto político que nació de la explosión de CiU", ha explicado este viernes Ardanuy en rueda prensa.

Demòcrates de Barcelona intentará que su salida sea un proceso "lo más dialogado posible y sin romper puentes", según Ardanuy, aunque la decisión es firme, ya que el nuevo partido quiere tener voz propia en el consistorio. En este sentido, el concejal ha recordado que Demòcrates no tiene un acuerdo político formal con el PDeCAT y Unió, y ha asegurado que se trata de "una decisión puramente local", que no tiene porque tener efectos en otros municipios en los que se colabora con el PDeCAT. El cambio de situación se visualice en el próximo pleno del 31 de marzo

TRIAS PIDE EL ACTA DE CONCEJAL
El presidente del grupo Demòcrata, Xavier Trias, ha pedido a Ardanuy que devuelva su acta de concejal, alegando que lo es porque se presentó en las listas de CiU. "Entiendo que quieran impulsar un proyecto político diferente. ¿Quieren marcharse? Pues que marchen, pero con todas las consecuencias", ha sentenciado. Si Demòcrates quiere impulsar un nuevo partido, según Trias, "debe quedar muy claro que lo lógico es irse a casa y hacer la alternativa que se quiera".