El vacío que dejará Josep Garganté en el Ayuntamiento de Barcelona ya tiene candidata: Eulàlia Reguant. La actual diputada de la CUP en el Parlament de Catalunya es la persona mejor posicionada para dar el relevo al edil del grupo municipal de la izquierda independentista. Cabe recordar que Garganté ya anunció su despedida de la política semanas atrás. Ante esta coyuntura, será el próximo jueves día 15 cuando la asamblea de la mesa política de la CUP-Capgirem Barcelona vote esta propuesta, la cual tendrá que ser ratificada posteriormente por las bases de la CUP y por el Grupo de Acción Parlamentaria.

¿LA INCORPORACIÓN? EL 2 DE OCTUBRE

Tal com ha informado el grupo municipal en un comunicado, la idea es que Reguant se incorpore a las dinámicas del consistorio “de manera muy gradual, y no deje sus tareas de diputada hasta el 2 de octubre”, un día después de la celebración del referéndum soberanista. Esto se debe a la reflexión que han llevado a cabo desde las ejecutivas nacional y municipal sobre “la apuesta por el municipalismo que hace la organización como la importancia del momento político en relación al proceso de autodeterminación de Cataluña", según la CUP-Capgirem.

De hecho, la propuesta de Reguant básicamente cumple con el orden de la lista que presentó la CUP-Capgirem Barcelona a los comicios municipales. En la papeleta electoral, quien es vecina de Sant Antoni figuraba como número 4. Tal como señalan la formación, “las ejecutivas también preferirían respetar, dentro de lo posible, el orden de la lista ya que fue pensada en clave de género y de representación por barrios”.

REGUANT SE DEJARÁ VER EN LA CASA GRAN PARA JULIO

Si se aprueba la propuesta, Reguant continuará exclusivamente con sus tareas de diputada todo el mes de junio, y desde mediados de julio y en septiembre asistiría a la comisión de Economía y Hacienda y al Pleno del Consejo Municipal de la Ayuntamiento de Barcelona, compaginándolo con sus tareas de diputada. Según la CUP, que tiene prohibido en su código interno tener más de un cargo, la compaginación del cargo de diputada y concejal sería efectivo durante menos de dos meses, ya que en agosto se suspenden las actividades en el Parlament y en el Ayuntamiento de Barcelona.

Ahora, la propuesta debe ser votada por la militancia porque el código ético de la CUP no permite la acumulación de cargos. Según la CUP, la marcha de Garganté se enmarca en un proceso de relevos de cargos políticos del grupo municipal CUP Capgirem "para encarar los dos próximos años de mandato en el ayuntamiento". De hecho, el edil había puesto como condición para aceptar el cargo poder dejarlo al cabo de dos años. Estos relevos también afectarán al seno del secretariado municipal y a algunas consejerías de distritos.