Nueva polémica en el Ayuntamiento de Barcelona. En esta ocasión, por la petición del PSC de otorgar al cantante Loquillo la medalla de honor de la ciudad. La respuesta de Josep Garganté, regidor de la CUP, ha sido pedir la dimisión del portavoz del grupo socialista, Jaume Collboni, por esta iniciativa.

El PSC considera en su propuesta que José María Sanz, conocido como Loquillo, es merecedor de dicha distinción por su “larga y fructífera carrera artística y por su contrastada y solvente trayectoria cultural a través de la cual siempre ha expresado, a través de sus interpretaciones, una singular manera de ejercer su orgullosa barcelonidad”. El PSC añade que Loquillo debe ser considerado como “una figura icónica, un auténtico referente musical para muchas generaciones que han tenido, en muchas de sus creaciones a lo largo de su amplia y valiosa discografía, una auténtica banda sonora para sus vida”.

Loquillo ha dedicado varias de sus canciones más emblemáticas a la ciudad de Barcelona, como Cadillac Solitario, Barcelona Ciudad, Rompeolas o Avenida de la Luz.

Sin embargo, los que rechazan este homenaje no olvidan que Loquillo siempre se ha mostrado contrario al independentismo y que en las últimas elecciones se mostró partidario de Ciudadanos, mostrando su apoyo a Inés Arrimadas. Anteriormente, el cantante, que nunca ha dejado de posicionarse politicamente, dio su apoyo al PSC, a Izquierda Unida o a Los Verdes.