El pleno del Ayuntamiento debatía este viernes, una vez más, la posición del consistorio el día del referéndum. Esta vez, la propuesta provenía del grupo municipal de Ciutadans y pedía al Gobierno local cumplir con la legalidad el próximo 1 de octubre, pero en el transcurso del debate, la alcaldesa Ada Colau se ha tenido que ausentar unos minutos. Una ausencia puntual que la líder naranja, Carina Mejías, ha aprovechado para echárselo en cara sin saber que acabaría convirtiéndose en un boomerang en su contra.

“Les pedimos, insisto, algo tan sencillo como que el Gobierno municipal y la alcaldesa, que se acaba de ausentar porque se ve que este tema no le interesa, en nombre de todos los barceloneses se comprometa a respetar con firmeza la legalidad constitucional”, reclamaba Mejías en sede municipal. Poco después volvía a incorporarse Colau al pleno, encargándose de ceder el turno de palabra al resto de grupos municipales.

Una vez finalizadas las intervenciones de todos los representantes políticos, Colau ha tomado la palabra para criticar con firmeza y cierta ironía las palabras de Mejías excusando su ausencia por atender a su hijo de tres meses, Gael.  

“Por cierto me han comentado que ha dicho que me he ido porque no me interesaba el punto, y no es en absoluto así. Me interesa todos los puntos que se tratan en este pleno pero tengo un bebé de tres meses al que le tengo que dar el pecho y si prefiere que lo haga aquí desde la presidencia o es mejor que salga y se lo de fuera”, ha contestado Colau, recibiendo el aplauso de algunos de los presentes y la sonrisa por respuesta de Mejías.