La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado este lunes que la ciudad está comprometida con el derecho a decidir y como tal, se facilitará la participación el próximo 1 de octubre. La edil ha vuelto a mostrar sus dudas respecto a la efectividad del próximo referéndum, pero ha asegurado que aún siendo vinculante o una movilización ciudadana, en la capital catalana se podrá votar.

“Evidentemente que se pondrán todas las facilidades para participar en lo que sea”, ha puntualizado Colau quien ha señalado que la predisposición responde a una única voluntad: “Que esta movilización se produzca con el máximo éxito posible”.

"DUDAS RAZONABLES"

El pasado sábado, Catalunya en Comú decidió por amplia mayoría participar el 1-O entendiéndolo como una movilización y no como un referéndum vinculante. Una postura ampliamente criticada por los partidos soberanistas por la falta de contundencia, pero que Colau ha defendido. Considera que ante la falta de información y de concreción tanto por parte de la Generalitat de Catalunya como del gobierno del Estado central, es lógico que se cuestione.

“Hay dudas razonables”, ha sostenido Colau quien ha recordado que esas dudas no solo emergen en su formación, sino también en movimientos, entidades, partidos e, incluso en miembros del propio gobierno catalán.

LA PARTICIPACIÓN DE COLAU

“Catalunya en Comú y Barcelona en Comú somos espacios soberanistas que siempre nos hemos movilizado por el derecho a decidir y siempre hemos defendido que Catalunya necesita un reférendum efectivo para poder decidir libremente su relación con esta”, ha puntualizado la edil quien ha instado al resto de formaciones a trabajar por “ser empáticos, escuchar las razones del otro y buscar siempre los puntos en común por encima de las diferencias”.

El líder de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, ha asegurado que el próximo 1-O votará, pero preguntada por su posición personal, Colau sigue sigue sin responder con contundencia y se ha limitado a contestar que  “nadie tiene dudas de mi predisposición”. La alcaldesa defiende que su partido siempre se ha movilizado por el derecho a decidir, “incluso en la consulta del 9-N fuimos a votar,  por lo tanto nuestra predisposición es totalmente conocida”.

BRECHA ENTRE LOS SOCIOS DE GOBIERNO

Este lunes, la alcaldesa ha reconocido sin rodeos que se facilitarán todos los medios para impulsar la participación, pero su posición ya se dejó entrever durante el pasado pleno en el Ayuntamiento. A instancias del PP, el consistorio tuvo que posicionarse a favor o en contra de facilitar medios municipales.

Una votación nominal que evidenció la brecha existente entre los socios de gobierno. Los regidores de BComú votaron a favor de facilitarlos mientras que el PSC optó por todo lo contrario justificando, una vez más, que el referéndum se convoca al margen de la ley.