El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este jueves que ha iniciado la tramitación de 268 expedientes de pisos vacíos de bancos y les ha pedido, a través de una carta, que o bien los pongan en el mercado o los cedan, ya que de no hacerlo podrán ser sancionados con 315.000 euros, como sucedió el año pasado en cuatro casos.

El consistorio ha reconocido en un comunicado que la cantidad de pisos vacío en propiedad de bancos no son muchos en relación al número total de viviendas de la ciudad, aunque destaca que la concentración en determinados barrios sí que supone graves problemas de convivencia.

El barrio donde más viviendas vacías propiedad de bancos hay es Nou Barris (23 %). Le siguen Sant Martí (17 %), Sant Andreu (16 %), Eixampe (14 %) y Sants-Montjuïc (11 %). En cambio, otras zonas como Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó o Gràcia apenas registran casos.

Para erradicar la "anomalía urbana" que supone para el ayuntamiento esta situación cuenta con la Unidad Contra la Exclusión Residencial (UCER), creada a principios del mandato del actual Ayuntamiento. La UCER dispone ante estos casos de dos mecanismos, en función de si la vivienda lleva más de dos años vacía o no.

En caso de que no sea así, el ayuntamiento aplica multas coercitivas, pero si se superan los dos años se considera una infracción muy grave, que permite otras sanciones después de que la administración haya adoptado las medidas pertinentes.

CINCO VECES MÁS INSPECCIONES

Aunque las primeras acciones sancionadoras se están dirigiendo a personas jurídicas, concretamente a bancos, el gobierno valorará la posibilidad de ampliar las actuaciones de detección a otros grandes propietarios.

El ayuntamiento también ha multiplicado por cinco las inspecciones de viviendas durante el 2016 y prevé que el crecimiento sea aún más elevado durante este año, lo que le ha servido no solo para detectar pisos vacíos, sino también para localizar infraviviendas o viviendas sobreocupadas.

Aparte de las cuatro sanciones de 315.000 euros cada una por mantener viviendas vacías, el consistorio logró en 2016 que 16 pisos propiedad de entidades financieras fuesen cedidos al iniciarse el procedimiento disciplinario.

El ayuntamiento también ha hecho público el número de familias que atendió en 2016: 1.574, un 54 % más que en 2015, cuando se atendieron 1.020, y también muy superior a las 679 familias de 2014.